Crónicas‎ > ‎

23 de junio. Sendas y patilla

publicado a la‎(s)‎ 25 jul. 2011 11:38 por Nacho Doral
9:30h y en la plaza ya estaban ocho ciclistas para disfrutar de la jornada. Fue una mañana de reencuentros y de una incorporación. Nuestro amigo Rafa, de San Leonardo, se apuntó a este día de climatología perfecta.
Arrancamos y ya en dirección a la tenada de Matarrulla nos encontramos el primer repechito. Bajamos al río y enseguida empieza el falso llano y la cuesta de subida hasta la Culata de Brabojo. Piñas, pinocha y roderas hacen la cuesta dura y técnica pero unos y otros con más o menos suerte terminamos subiendo. La bajada que seguía hacia el presón es técnica y nos obliga a bajar con la precaución adecuada. Caminito cuesta arriba pero por buen terreno hace la selección natural, aunque a pocos kilómetros nos desviamos a la nueva senda. En esa bajada por senda, también técnica, algunos nos confundimos y nos desviamos, teniendo que interceptar el camino previsto a patita pues el rebollar nos impedía seguir montados y los walkies... sin cobertura. A pocos metros llegamos ya a un puesto abandonado anti-incendios, mirador de Peñas Altas. Las vistas desde allí son impresionantes y con las veces que hemos pasado por allí y en ninguna de ellas vimos la caseta... torpes que somos. Allí encontramos a un paisano que el día anterior se le cayó el móvil en el monte y desandaba el camino. Arrancamos y comenzamos en descenso al alto de Milanos cuando en mitad de la senda Rafael dice, "anda, ¿y esto?" el móvil del paisano tirado en el suelo. Tras las llamadas oportunas y puesto en conocimiento el hallazgo continuamos nuestra marcha. Poco a poco empezamos a atisbar El Amogable y la pista del aeródromo. Allí un indeciso Coque no sabe si continuar o volver con Domingo a Navaleno... se viene con nosotros y tras tomar agua nos dirigimos camino de la Canaleja, donde no llegamos y tiramos para la senda de Castroverde. Allí el terrenito se las trae y combinando puntos de a pie y malabares, Goyo (que abría ruta) sufre un rehuse ante un obstáculo que le llevaba al trampal directo. Coque tras increparle y sortearle por la izquierda.... chooooofff. Risas y continuamos cuando Palo nos ofrece su ya clásica rotura de patilla. Una rama con malas artes se le introduce a su paso y hace palanca con su cambio que le arranca el apéndice maldito. Tras intercambio de opiniones y tras tantas trabas en la ruta decidimos recortar por el camino de Parcaminos y bajada hacia la Fuente del Roble. En el Paso de la Solana ya se ha hecho tarde y subimos el Alto de Majadil para tirarnos sobre nuestros clasicos porrones. Cuanto antes salimos más tardamos en llegar
Foto del grupo
Una pequeña muestra de qué se ve desde el mirador
Toda foto requiere su preparación
 
Comments