Crónicas‎ > ‎

Paseo por Ágreda entre la nieve... (II Feria de la Bici de Ágreda)

publicado a la‎(s)‎ 18 nov. 2013 9:21 por joseantonio.lucas@navalenobtt.com

Hoy hemos acompañado a nuestros amigos del Club Ciclista Moncayo en la ruta que organizan dentro de las actividades de su II Feria de la bici en Ágreda, Goyo y Pablo Lucas, así como el que suscribe acudimos en representación de Navaleno BTT, pues había que echarles una mano ante la previsible falta de gente y porqué no, para dejar nuestro club representado. El tiempo previsible era nieve, pero nos respetó hasta mitad de la ruta. En todo caso, nuestros compañeros de Ágreda hicieron un cambio de ruta, dado que el hayedo del Moncayo estaba ya nevado y había que evitar riesgo, así que hicimos una ruta por cotas bajas, un total de 33,38 Km. y 701 metros de desnivel, ruta sencilla, pero con un buen repechón al final, cerca del Cerro de San Blas. Iniciamos la salida desde el hostal Doña Juana, con foto de grupo que esperamos ver en su web. Salimos por caminos en buenas condiciones hasta Valverde de Ágreda. A mitad de camino se hizo una primera parada y reagrupamiento, en donde se ofreció al que quiso probar una de las nuevas BTT de la marca Scott, la verdad es que tenían buena pinta, pero estábamos todavía sin entrar en calor y no nos animamos. En Valverde viramos, entorno al Km. 17, nuevamente hacia Ágreda por otra ruta diferente, parando antes para reagruparnos, aprovechando el momento para comernos unas energéticas gominolas.

 La vuelta fue más bonita, con varios toboganes, una primera pasada cerca del Cerro de San Blas, por su cara noroeste, desde donde se veía el imponente Moncayo, que empezaba a taparse de nubes, lo que presagiaba que venía la nieve. Un bonito encinar nos dejó un tramo de ruta muy bonito, y una bajada peligrosa por las piedras sueltas, pero de gran belleza. Desde allí nos dirigimos hasta Añavieja, pueblo de las patatas fritas, desde donde giramos hacia el este para, antes de llegar a la carretera nacional, iniciar “un puerto” que nos decían. Y la verdad es el que la subida fue potente, casi nos sorprendió después del paseo poco dificultoso que habíamos tenido. La subida nos llevó otra vez al Cerro de San Blas, por su cara suroeste, con una repoblación de pinos y varios aerogeneradores oteando en el paisaje. Desde allí, una bonita bajada hasta Ágreda, aunque peligrosa, pues nevaba ya con ganas y el suelo se había vuelto resbaladizo. Pablo se quedó con ganas de subir al Moncayo, pero el año que viene será, que le vamos a hacer. En Ágreda, ducha caliente pare entrar en calor y vuelta para casa. Enhorabuena a nuestros amigos del Moncayo, a pesar de las dificultades, han sabido buscar una alternativa de la que todos hemos gozado. A pesar del mal tiempo ha acudido mucha gente, y eso es porque hacen las cosas bien y todos nos encontramos a gusto. Por la tarde feria de la bicicleta en el pueblo, donde ha estado representada Pinalea, la empresa de nuestros compañeros, que ha continuado dejando la representación de Navaleno por todo lo alto.

Comments