Crónicas‎ > ‎

Ruta 10 de Agosto. Aguantando el tirón...

publicado a la‎(s)‎ 12 ago. 2013 15:46 por Jesús Palomar Lucas

Hoy era un día en el que se preveía poca asistencia a la plaza, unos trabajaban, otros tenían que preparar la carrera del domingo y alguno que otro prefirió disfrutar las noches veraniegas de Navaleno, por cierto, vaya ambientazo había el viernes noche, entre la noche de los “80” del Mario y el concierto de “Pon un cachi” en el Pajarito, a mí me costó bastante irme a casa, pero estaréis de acuerdo conmigo en que el disfrute de una buena ruta por nuestros montes merece irse a la cama un poco antes.

Aun así, AGUANTAMOS EL TIRÓN y siete nos presentamos en la plaza, hoy se unieron al grupo dos viejos conocidos, Gaezka desde Bilbao y Rafa desde Zaragoza, el resto somos los habituales de estas últimas rutas, Domin, Pablete, Lucas, Rafa Barsa y yo, más conocido como Pipe.

Hoy comenzamos subiendo la Decara, que a alguno se le atragantó, y es que en frío cuesta lo suyo y en caliente también, que cojones!!. Tras esperar unos minutos a los rezagados comenzamos la bajada hacia Prado Caballero, luego unos kilómetros de llaneo por el Ortigal y el Raso Juan hasta Morra del Fraile, la segunda subidita de la mañana, aunque la posterior bajada no fue más agradable, menuda pendiente y que trialeras, pa haberse matao!!.

Bueno, no hubo incidencias, así que nos dirigimos a Parcaminos para cruzar por el Presón hacía el camino de Castroverde, por el que rodamos algún kilómetro y tomar la subida a la Cruz del Muerto, y ya van tres. Tras reagruparnos en las portillas, que por cierto hoy pillamos unas cuantas, iniciamos el descenso rápido y divertido hasta el Pajar de la molinera, donde decidimos hacer nuestro avituallamiento y a la vez disfrutar de la belleza de este paraje.


Con la tripa llena nos encaminamos por Los Cruzaderos hasta la carretera del pantano y de ahí coger por Cueva Manzano hacía los Guadarrines, nuestro puerto de categoría especial en el día de hoy, encima con el calor que hacía preveiamos que no iba a ser una experiencia muy agradable, además se te enganchan los mosquitos alrededor de la cara como si fueran las naves del imperio atacando a la estrella de la muerte, que suplicio!!.

A medida que íbamos subiendo José me decía que ya notaba que las piernas le decían que ya iba siendo hora de volver a casa, pero no, el hombre subió como un campeón, para la próxima salida ya veréis como vuelve a estar con los gallos. Una vez coronado el puerto, tras 3 km y 220 m de desnivel positivo, buscamos una sombra para esperar a Rafa y a su mochilero Lucas, que como buen compañero estuvo toda la ruta a su lado animándole, creo que desde que empezaron a subir los Guadarrines  ya le iba diciendo “vamos Rafa que tras esa curva acaba”, y aún le quedaban más de dos kilómetros con una pendiente media del 9 %, pero llegó y supercontento, por el logro conseguido y de las maravillosas vistas que pudo observar desde el alto, así que al llegar dijo que tenía que acabar la ruta como fuera.

Pues nada, otra vez en ruta, y tras los toboganes que hay pasando el alto comenzamos la emocionante bajada de Cabeza Alta, esta vez por carretera, así que en un periquete estábamos en el amogable, donde cargamos agua pues estábamos todos en la reserva, seguimos por la  carretera hasta el puente de los peces y de ahí subimos por el cortafuegos hasta Mojón Pardo, este fue el último puerto del día que con la carga que teníamos en las piernas, se nos hizo durillo.

Tras el reagrupamiento en el alto, bajadita por la senda de José, quien  no tuvo el detalle de dedicarnos un mortal con doble tirabuzón como nos hizo una vez, qué pena!!, seguimos por Vallehondo y en honor a Rafa decidimos acortar un poco la ruta subiendo a la Decara para hacer el último tramo de intrépida bajada en la que el otro Rafa (el de Barcelona) me venía achuchando por detrás, que cabroncete!!.

 Y tal y como viene ocurriendo últimamente, al llegar al Maño  no quedaban torreznos, aunque yo personalmente tenía más sed que hambre, así que nos apretamos unos buenos porrones de cerveza con limón.

Por último, desear a todos los que tengáis la suerte de poder salir de ruta este Miércoles, que disfrutéis tanto como yo lo hago siempre, ya que  a mí me toca currar y me la perderé.

Comments