Crónicas‎ > ‎

Ruta 10 de Noviembre. GPS Dominado!!!

publicado a la‎(s)‎ 12 nov. 2013 12:20 por pipe@navalenobtt.com

Amanece nubladillo y dudo en que ropa elegir para la ruta de hoy, ayer sábado salí son Samuel y pasamos mucho frío, venía un aire que cortaba, así que antes de vestirme salgo a la calle y compruebo in situ la temperatura ambiente, velocidad del aire, si lloverá, si saldrá el sol, etc. , etc., decidiéndome al final en llevar pantalón corto, camisa interior de manga larga fina y chaqueta , un acierto.

Al bajar a la plaza ya hay tres compis esperando, Lucas, Cabrerizo y Vicente, poco después llegaron Goyo y Pablo, con lo que hacíamos un total de seis Bikers los que disfrutaríamos de la preciosa ruta que hoy  nos había preparado  nuestro diseñador de Tracks, grande Palo!!.

Arrancamos dirección Los llanos por la cara suave  que diría un alpinista, mientras subíamos, los nicaleros ya estaban posicionándose por la zona, pues como bien comprobamos después, hay Nízcalos como si estuvieran sembrados. Una vez coronado el puertecillo tomamos la chula senda que baja a los depósitos, que aunque el terreno está muy suelto se disfruta bastante y cuando llegas abajo hay unas rocas con un par de saltitos, que a mí por lo menos me suben la adrenalina a tope.

Seguimos hacia la Cruz de Piedra para coger la senda de la vía, enseguida nos damos cuenta que esta está intransitable debido a que han desmontado los raíles y las  traviesas, así que decidimos continuar por encima del macadam, que creo que para las bicis rígidas se hacía algo pesado por los continuos baches. Sabíamos que había que desviarse a la derecha por una de las portillas, y aunque nuestro guía suplente eligió la correcta, yo me equivoqué y guie al grupo hasta la siguiente, con lo que tuvimos que retroceder un poco para retomar la ruta. Hay que decir que  hoy nuestro guía suplente lo bordó, GPS DOMINADO!!.

Una vez desecho el entuerto iniciamos la subida hasta la cuesta del marica, me preguntaba el Cabrerizo que si se llamaba así, yo le contesté que así la bautizamos nosotros, el que ponga pie en el suelo “Marica”, y he de confesar que hoy fui algo julandrón, solo unos metros debido a las barranqueras que no pude sortear, por lo que llegué algo retrasado al alto y me despisté, marcándome una bajadita y posterior subidita “by the face”.

Reagrupados de nuevo comenzamos la bajada, justamente hasta la portilla donde iniciamos la subida, pero por otro camino,  de aquí nos dirigimos a la Majaliana para  bajar como tiros hasta las piscinas de San Leonardo, por detrás de ellas tomamos una senda que nos lleva desde Prado de los Cantiles hasta Navalcastellano, subimos por Los Mollinos y bajamos al Prado Toconal, aquí había que coger una pista que el otro día hicimos de bajada, pero  hoy tocaba “parriba”, al principio bastante ligera y encima nuestro amigo Lucas se hinchó a coger Nízcalos, pero al final se puso el tema jodido, un buen tramo al 15% y el firme un poco chungo, Goyo nos hizo una foto cuando coronamos en la que se puede ver el sufrimiento en mi cara. Aún nos quedaba un par de rampones por el cortafuegos hasta llegar al Raso Manarenas, donde montaríamos el campamento para el almuerzo y nuestra sesión fotográfica para el recuerdo.

Con la tripa llena nos dirigimos hacia el Raso Vargas, para volver de nuevo al camino que sube a Otero Mayor, aquí justamente sale una pista que va a bajar al Polígono de Navaleno y en la que hay un punto en el que podrás disfrutar de la mejor vista de Navaleno que hay, yo quise parar a hacer unas fotos, pero el resto del grupo ya había iniciado el descenso, otro día será. Por cierto, este tramo de bajada ya lo habíamos hecho una vez, y juraría que lo han limpiado desde entonces.

Una vez en el Polígono tocaba ir a Vallehondo  por la carretera, apenas 500 metros por esta y girar a la derecha para rodar por este precioso Valle hasta su fin, donde cogeremos el arrastradero más conocido como la subida de José, que nos llevará hasta el cortafuegos que sube a Mojón Pardo. Ya no nos queda ninguna subida digna de mención, pero sí dos grandes bajadas, la primera desde La Cruceja hasta La Decara y luego a Rovellanos, y por último  la ya mítica Senda del Cabra, que grandísimo fin de ruta.

Una vez en el pueblo nos dirigimos al Maño, no sin antes disfrutar del Spring que se marcaron Pablo y el Cabrerizo, hoy creo que ganó Pablo, se imponen las nuevas generaciones, que le vamos a hacer.

Nuestros relojes marcan las 12:40 y ya estamos en la puerta del Maño, con 33 km y 800 m de desnivel acumulado positivo, teníamos miedo que los torreznos aún no estuvieran preparados, pero sí que estaban, así que nos apretamos un par de ellos con unas cervezas y cada uno  para su casa, bueno, como era tan temprano yo me fui a por hongos, y cogí,  en la próxima crónica os digo  donde, jejeje!!.

 

Comments