Crónicas‎ > ‎

Ruta 11 de Marzo. ¡Que bonito es el Cañón del río Lobos!

publicado a la‎(s)‎ 12 mar. 2012 17:12 por Jesús Palomar Lucas
Con ganas nos levantabamos hoy para hacer esta ruta por el Cañón. Llevábamos tiempo dándole vueltas a como enlazar recorridos, pero al final era muy sencillo, y así lo hicimos.
Fuimos ocho los que en la plaza nos reunimos, aunque a posteriori unimos al grupo a Jose Antonio y a Alberto, este último del grupo "putosélites" de Soria, que junto con sus dos hijos hicimos todo el reocorrido por el cañón desde Hontoria. Buen número doce, para hacer este pedazo rutón que nos esperaba.
Comenzamos la ruta muy tranquilos y con varias conversaciones abiertas dentro del pelotón, ya que había varios de nosotros que no coincidíamos en ruta desde hacía ya tiempo. Y así sin darnos cuenta y tras el bonito tramo de senda por la vía, nos presentamos en San Leonardo tomando el camino Quiñones que nos llevaría hasta Hontoria, donde tomamos un barranquillo que nos llevó casi al comienzo del cañón. Yo personalmente no había hecho nunca esta parte del cañón, y me pareció incluso más bonita que la clásica que suele hacer todo el mundo desde el puente de los siete ojos hasta el final del cañón en la Galiana.
En esta parte del cañón, casi en todo el año no lleva agua el río, ya que va filtrado subterraneamente y sólo en las épocas de mucha lluvia lleva agua el cauce natural, lo cual hacía más facil los pasos que tuvimos que hacer de un lado al otro del río en varias ocasiones. Aunque la mayor parte del recorrido era ciclable, hubo un par de pasos en los que hubo que echar pie a tierra por las rocas y su dificultad. Se circula por una preciosa senda al lado del cauce del río que en ocasiones va por la derecha y en otras a la izquierda de este. Senda que ocasiones es revirada y técnica, y en otras empedrada y rocosa. El caso que una auténtica maravilla para el disfrute de la MTB. Carlos, gran conocedor de esta zona, era el nos iba indicando los tramos con más dificultad.
Poco se parece esta parte del cañón a la final, ya que sus paredes son mucho más cerradas, y la senda va entre un pinar de pudios que acompaña el cauce del río, unido a sus altas paredes de roca caliza labradas por el río lobos a lo largo de miles de años. Pena nos dio el llegar al puente de los siete ojos, y tener que dejar ese bonito sendero de unos doce kilómetros por el que disfrutamos como enanos. Aquí hicimos la parada de rigor para el avituallamiento y llenado de los depósitos.
Continuamos la ruta dirección Arganza, donde tomamos una pista que nos llevaría hasta el Alto del Palomar. En este tramo ya se empezó a animar la gente, y el ritmo se aumentó con creces, rompiendo el grupo desde el principio de la subida. Tras el reagrupamiento en el alto, Jose Antonio, Alberto y sus chicos, decidieron dejar el grupo y acortar el final del recorrido llegando al pueblo por otro tramo más suave. Nosotros continuamos el recorrido previsto, y tras un tramo de pista por el camino de la Laguna, llegamos al raso Manarenas donde tomamos ese precioso descenso que tanto nos gusta por Cabeza la fuente y llegar al pueblo con la sensación de haber hecho una ruta no dura, pero muy bonita y que pronto tendremos que repetir con alguna variante.
Esta vez el fin de ruta lo hicimos en el Hachero, donde Victor nos proporcionó los aminoácidos e isotónicos necesarios para nuestra recuperación, a base de unos porrones de cervecita y unos buenos torreznos.







Comments