Crónicas‎ > ‎

Ruta 13 de Marzo (la ruta de las cadenas)

publicado a la‎(s)‎ 14 mar. 2011 8:48 por Jesús Palomar Lucas   [ actualizado el 14 mar. 2011 10:13 ]
Mañana triste marzo la que nos recibió este domingo, pero que no impidió que hiciéramos nuestra salida semanal de grupo, en la que dimos la bienvenida a nuevo miembro del grupo. Carlos se une a nosotros con su nueva y flamante Trek EX8. También Coque estrenaba hoy su nueva Orbea Occam puesta a todo lujo.
Comenzamos con un tramo llano de charcos por Vallejondo en los que íbamos calentando y cambiando impresiones sobre el finde, hasta que llegamos al primer punto negro de la jornada. Un tramo de enlace  con el camino que va a Mojón Pardo, el cual no habíamos hecho hasta el momento, y que nos hizo hundirnos hasta los tobillos, ya que antes era una senda, pero le habían pasado la cuchilla. Unido esto a las lluvias caídas el viernes y sábado, nos hizo echar pie a tierra y hacer todo el tramo a "empujabike".
Coque nos hizo gala de su destreza en las bajadas cada vez que tenía oportunidad, y también de saber caer bien debido a un palo mojado que se topó en su camino. Pero que sirvió de aviso para los demás, ya que si no seguro que hubiéramos caído alguno más.
Como toda la ruta, ahí estuvo Coque en cabeza de pelotón poniendo un buen ritmo, e incluso picándonos a los demás en las subidas para que nos desfondaramos bien. (Según estuvo ayer, pronto nos moja la oreja pero bien) Esto hizo que al final pagara el esfuerzo de esos apretones, pero ahí estaba el grupo para arroparle y llevarlo hasta casa enterito y con más ganas todavía si cabe de volver a salir.
Zonas rodadoras las que tuvimos por la Tablada, seguida de una fuerte subida a la Parda, para después recuperar tras una larga bajada hasta los campamentos de Sotolengo.
Tras llegar al refugio de Mojabragas, tomamos dirección sur hacia la Majada de las vacas, para luego tomar uno de los tramos más "pestosos" de la ruta. Zona de falso llano, picante que hizo darnos un buen calentón de piernas y en el que Coque partió la cadena debido a la fuerza de sus pedaladas. Entonces es cuando llegó la hora del bricobike, jejejejeje... en el que más de uno aprendió a utilizar un tronchacadenas y la existencia del eslabón de enganche rápido....
Hasta llegar a la Lagunilla, probablemente fue el tramo más duro y exigente, ya que unido a la suma de los kilómetros sube-baja y la pesadez de los caminos, teníamos todos la piernas ya bien calentitas.
Tras pasar la Estación de Pinar Grande, ya parecía que estábamos más cerca de casa y deseando llegar al Maño a tomarnos nuestro típico y reponedor caldito en estos días de invierno
 
 
 
 
 
Comments