Crónicas‎ > ‎

Ruta 14 de Julio. Pero donde está el camino...!!!!!

publicado a la‎(s)‎ 15 jul. 2012 10:56 por Jesús Palomar Lucas


El verano está ya bien entradito y no nosotros comenzamos de nuevo a salir los sábados a nuestra ruta de fin de semana. Las nueve de la mañana tocan en el reloj del ayuntamiento y hoy sólo estamos cinco en ruta. Entre las pruebas de MTB a las que varios miembros del club acudían y los compromisos laborales de otros tantos, el número de bikers en ruta hoy era bastante más reducido que otros días. Pero ello no iba a impedir que nos diéramos el disfrutón de cada finde.
Hoy teníamos un nuevo recorrido que nos llevaría hasta nuestro vecino pueblo de Cabrejas, al que nos habíamos acercado en varias ocasiones pero que todavía no habíamos estado.
La mañana está ideal para la práctica del MTB. Hace un frescor en el pinar que con unos manguitos ya es soportable, y con las subidas que nos esperaban, hacía que esa bajada de temperatura fuera muy llevadera.
Comenzamos para ir calentando el cuerpo por las sendas que nos llevan hasta el chorrón, donde cambiamos radicalmente el sentido y seguimos por las bonitas sendas del Botón y del Loyola. Salimos al camino de Valdelahierba donde comenzamos la primera subida fuerte del día. Se hace a buen ritmo y al finalizarla, sólo tenemos que mirar los pulsómetros para darnos cuenta que a nuestros corazones ya les habíamos puesto a trabajar de lo lindo. Tras el reagrupamiento, continuamos por el tramo de cortafuegos en llano y bajada que nos sirve para recuperar e ir cogiendo ritmo para afrontar el siguiente tramo de Otero Mayor a Mojón Pardo, el cual siempre se hace bastante pestosillo por su continuo rompepiernas, terreno suelto y duras pendientes en alguno de sus tramos. Llegados a Mojón Blanco, podemos divisar con gran claridad a nuestro coloso Urbión, el cual habíamos hecho cumbre hacía justo una semana. Continuamos por camino paralelos a la N-234, terreno por el que se rueda muy bien y por el que los kilómetros van cayendo casi sin darnos cuenta. Hasta que en medio de una larga bajada el GPS indicaba que había que girar a la izquierda. ¿Y el camino, donde está? Eso nos pasa por no haber ciclado antes el recorrido. Pero bueno, que fue un paso por un arroyo y una subidita monte a través haciendo eso que tanto nos gusta y que forma parte del MTB, el empujabike. Tras salir de nuevo a la ruta, continuamos por un tramo de carretera comarcal, para desviarnos por la Tejera. Aquí el paisaje cambia radicalmente, y nos adentramos en zona de tierra roja y Sabinar. De nuevo nos toca tirar de empujabike, ya que el camino que marca el gps, está perdido o cegado, pero pronto lo encontramos y de nuevo a rodar. Cabrejas estaba cerca, y además todo el camino en descenso hasta el mismo pueblo. Rodeando el castillo y parando en la zona sur del pueblo, donde hicimos el avituallamiento y carga de agua. Tras una fotito el el Rollo de ajusticiamiento, reanudamos la marcha de vuelta a Navaleno, pero ahora ya todo por la zona norte. Entramos por el camino del portillo de Enmedio y tras pasar una barrera me doy cuenta que voy pinchado. Se me había clabado un pincho de unos cinco centimetros atravesando cubierta y cámara. Entre Jose y yo hacemos el cambio rápido y continuamos la ruta. Aquí de nuevo pusimos un ritmo fuerte en cabeza. Ïbamos bordeando la dehesa de Cabrejas, y siempre en terreno ascendente. El grupo se rompió, pero pronto nos reagrupamos. Llegados a la Lagunilla, nos desviamos por el camino de la Tablada. Este tramo está muy roto, pero tiene un cierto encanto que lo hace atractivo. Ya sentíamos que estábamos cerca de casa. La estación de Pinar Grande, el camino del Ortigal, y la subida a la Cruceja, donde para terminar este bonito recorrido de hoy, nos dimos el gustazo de la preciosa bajada hasta el pueblo, donde como cada finde nos apretamos nuestros torreznos de rigor, bien regados con un porrón de cerveza.



Comments