Crónicas‎ > ‎

Ruta 15 de Abril. Un poco perdidos por Canicosa

publicado a la‎(s)‎ 15 abr. 2012 11:24 por Jesús Palomar Lucas   [ actualizado el 15 abr. 2012 11:24 ]
Parece que el frío no nos quiere dejar, y cuando ya le habíamos cogido hace un par de semanas el gusto a ir de corto, de nuevo nos toca abrigarnos como en pleno invierno. Mañana invernal la de hoy. Una hora antes de salir nosotros estaba nevando y varios de los tramos por los que pasamos cubiertos por una ligera capa de nieve.
Hoy sólo acudimos cuatro a la ruta de hoy. Entre lexiones, gripes y trabajo, el grupo estaba mermado pero con las mismas ganas de salir al monte que siempre.
La ruta iba tranquila, pasamos por la Estación de tren de Navaleno, camino de Majalasvacas y hacia Mingo pardo. A estas alturas ya no teníamos ni la mitad del frío que al principio. En la bajada hacia Sotoyoso el terreno con sus raices y sendas estaba muy peligroso, ya que había mucha humedad, y estas literalmente te escupen cuando pasas por ellas. Comenzamos la subida por la junta de los tres valles. Con esta ya si que nos sobraba de todo, pero había que guardar calor en el cuerpo porque el sube y baja era constante y luego pasa lo que pasa. Llegamos al cortafuegos de Brabojo, pero sin llegar a la torreta nos desviamos por una preciosa y escondida senda que nos llevaría hasta el camino del Vadillo. En esta bajada lo mismo, mucho peligro por la suciedad de palos y raices en muchos de sus tramos, pero la solventamos con cautela. Una vez en el Vadillo nos dirigimos hacia las antenas del Cargadero, primero por camino y luego por la carretera de Canicosa. En este tramo nos apretamos de lo lindo, llegando arriba con el corazón en la boca, pero estos apretones son muy divertidos y a la vez competitivos, aunque con Goyo no podemos ni de lejos. Tomamos el camino que nos llevaría por Calaveras, que no se porque se llamará así, pero yo si que vi una de vaca al lado del camino. El camino estaba bastante encharcado y en algún tramo embarrado, hasta que nos adentramos más al monte y fuimos paralelos a la calle de Canicosa y Pinar Grande. Tramo mucho más cerrado de pinos y resguardado del fuerte viento que soplaba. Este camino se fue reduciendo a senda hasta el punto de casi ir intuyendo el camino, estábamos fuera del track, pero nunca perdidos. Aunque este camino casi perdido nos llevó a un paraje de pradera de robles centenarios precioso, donde paramos a cargar pilas y disfrutar de su belleza.
Había que ponerse en marcha y el tema era tomar la dirección apropiada. Fuimos intuyendo una senda que nos fue llevando hasta la calle cortafuegos, pero llegamos a un punto por el que era imposible el pasar por la pared de rocas que nos encontramos, así que nos desviamos hacia el sur a buscar la senda que la rodeara. Pronto la encontramos, aunque estos tramos de estar poco transitados, están muy sucios de madera suelta que hacía más dificultoso el paso por ella. Al final salimos al camino al que teníamos que ir, y de nuevo en el track emprendimos la bajada hacia el camino de Peñas Altas. Hicimos ese tramo de senda perdida por el barranco calaveras, que nos llevó hasta el paso del Zurdo. 
El salir a este camino y sentir el viento a favor, fue tal alivio que parecía que las bicis iban solas. El ritmo pisteando era fuerte y pronto nos presentamos en la Canaleja y dirección el Presón. Aquí nos desviamos por el camino de las Lanchuelas hasta la cientonueve. Aquí nos metimos por los Barrancos para terminar por la senda del Cabra hasta el Maño donde nos esperaba nuestra ración de cada domingo.









Comments