Crónicas‎ > ‎

Ruta 15 de Diciembre. El día del repecho II. El desafío

publicado a la‎(s)‎ 18 dic. 2013 17:05 por pipe@navalenobtt.com

EL DIA DEL REPECHO II,  EL DESAFÍO

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, pero el guionista de la segunda entrega de esta saga (porque esto ya es una saga) se ha superado a sí mismo, haciendo un alarde de conocimiento de nuestro monte, mezclado con las ganas de pasárselo bien y quemar un poco de adrenalina, el Shakespeare de los Tracks, Jesús Palomar, nos llevará por lugares que como dijo el Goyo, menos mal que tenemos GPS, si no lo de siempre, presón, paquí,  pallá.

Los protagonistas de esta nueva aventura son: Goyo, Pablo, Vicente, Cabrerizo y Pipe.

Narración: El cronista suplente, Pipe.

Todo comienza en una fría mañana de Diciembre y aunque la temperatura no era excesivamente baja, el hecho de que lloviera el viernes y acto seguido helaría, ha dejado nuestro entorno completamente blanco, dando una sensación de frío superior a la que realmente hacía, pues apenas rozamos los -1 ºC a lo largo de la mañana.

Nuestro primer escollo del día es la subida a los Carriles, que así de entrada hay que tomárselo con calma, aunque no lo hicieron el Goyo y Pablo, que subieron como Spuknis, que envidia!!. Por este camino continuamos hasta salir a la 109, andaríamos unos metros por la carretera y tomaríamos la pista que sube a la Cruceja, sin llegar a la puerta seguimos pista adelante donde nos encontramos un par de bajadas rápidas antes de llegar al Ortigal. De aquí en adelante disfrutaríamos un ratito de llaneo por la pista de la estación de Pinar Grande hacia las Lagunillas, pero en el Paso Frío nos desviaríamos hacia la estación por una de esas sendas llenas de maleza y palos que hace muy dificultoso el pedaleo, vamos, pestosilla.


Al llegar a la trasera de la estación tomamos una pista que ya tenía mejor pinta, lo malo es que pronto se vuelve tan vertical que a punto estuve de pedir una cuerda, últimamente practicamos más la escalada que el MTB, joder que tramada del 20 %, al llegar arriba ya me empezó a sonar, era la que habíamos hecho varias veces de bajada por el refugio de la Zapatera y por la que FILPAS de  la velocidad que alcanzas.

Una vez pasado el refugio de la Zapatera seguimos hasta salir a la CN-234, un poco más arriba de Mojón Pardo, bajamos unos metros por la carretera y en el Ojuelo cruzamos al otro lado para ir por una zona de toboganes hasta la base de Otero mayor, en uno de ellos me dejé ir y alcancé los 58 km/h, que pasote!!, pero  al igual que los bajas, hay que subirlos,  y ni que decir tiene que entre estos toboganes nos apretamos un par de muros majos, de los de cuerda también.

De Otero Mayor bajamos dirección Vadillo, pero por la pradera del Pozón, recorrido espectacular  que hicimos el año pasado con nieve, y espectacular sin ella también. Ahora tocaba subir desde el refugio de la Lagunilla al alto de la Zarzuela, esta zona la hemos rodado poco, yo creo que solo he subido una vez, es una ascensión impresionante, larga y con pendientes muy duras, todo el rato entre el 14% y el 16%, aquí voy a introducir un mensaje subliminal; “Esto de bajada tiene que ser una chulada”.

Una vez coronado el puerto  no sabía dónde estaba, tras un poco de sendereo llegamos a una pista conocida, la que va de Vadillo al Raso Manarenas, bajamos por ella y antes de llegar al raso subimos al cortafuegos por un atajo, a salir justo enfrente de la que viene de Barranco Lobo. Ahora teníamos que bajar a Navalcastellanos, así que a rodar por el cortafuegos, pero esta vez no saldríamos a la pista, sino que bajaríamos por dos tramos super empinados del cortafuegos, ya los hicimos hace poco, así que con la confianza que esto da nos lanzamos sin pensarlo, a mí se me cruzó la bici y bajé de lado unos 10 metros, nuestro amigo Vicente también sudó lo suyo, y es que es realmente empinado el tema, como te caigas ruedas hasta abajo fijo.

Pues nada, después de este subidón de adrenalina paramos a reponer fuerzas en Navalcastellano, fotito para el álbum y continuamos la aventura, esta vez bajamos por la senda y antes de llegar a la fuente del Pino nos desviamos a la derecha, para arriba claro, otro repechito de nada y llegamos a una zona de corta de pinos en la que no había estado nunca, bordeando la corta salimos a la CN-234 entre el hotel y la Cruz de Piedra, cruzamos la carretera, la portilla y de nuevo toca subir, por cierto, preciosa ascensión, larga, sin grandes pendientes, de las que (otro mensaje subliminal) tiene que ser una gozada bajar.

En el alto nos reagrupamos y ya nos queda poco, ahora toca bajar hasta el puente que se mató José, todos embalados para abajo y llegando al puente veo que hay hielo a la orilla del camino, empiezo a recordar que hay un tramito que siempre hay agua y reduzco la velocidad, pero ya era demasiado tarde, había una placa de hielo que cubría todo el camino, si se llega a caer el primero hacemos un choque en cadena, pero solo se cayó el último, yo, menos mal que iba despacio, no sé  (el último mensaje subliminal) si he doblado un poco la patilla del cambio. He de decir que el resto del equipo pasó el hielo de chiripa, el Cabrerizo me decía que en cuanto entro en él,  soltó los frenos y se puso a rezar, igual eran 10 ó 15 metros de placa.



En fin, cruzamos bajo el puente y continuamos hasta el depósito de sal y Vallejitos para arriba, obviamente el Cabrerizo soltó el resto, pero amigos, con Goyo y con Vicente necesitas mucho resto. Los demás subimos también a todo lo que dábamos, así que en un plis plas estábamos en el Jorge, nos tomamos cada uno lo que quiso y comimos unos torreznos, día perfecto.

Al final nos salió una ruta de 37 km y 850 m de desnivel positivo, algo más de lo que ponía en la Web, al final bromeábamos con que cuando venga el Palo la ruta será ir al pantano y volver, por la carretera, claro.

THE END

Comments