Crónicas‎ > ‎

Ruta 15 de Mayo "Seis cumbres, seis"

publicado a la‎(s)‎ 16 may. 2011 14:21 por Jesús Palomar Lucas
Mañana fría la que nos recibía este domingo de mayo. Así que había que pensarse bien con que ropa salir, ya que entrada la mañana se suponía levantara el día y calentara el lorenzo. Y así fue, aunque no demasiado.
Una ruta la de hoy que discurría a pocos kilómetros a la redonda del pueblo, pero que nos hacía coronar seis cumbres, cada una con una dureza y dificultad diferente. Fuimos sólo cuatro los que acudimos este domingo a nuestra cita semanal, justamente los mismos cuatro que hicimos la primera salida del grupo allá por noviembre (Cabra, Goyo, Pipe y el menda que escribe)
Para ir calentando fuimos a buscar por el P.R que va por detrás del camping y la fuente de Loyola, la subida al raso manarenas por el camino de valdelahierba. Una subida que siempre se hace dura por sus rampas continuadas y su longitud. Una vez hecha la primera cumbre de la mañana, comenzamos un rápido y bonito descenso por el G:R 86 hacia el camino de la laguna en Casarejos, y de nuevo a por la segunda cumbre que nuevamente nos plantaba en el raso manarenas, para desde ahí hacer un rápido y corto descenso por barranco lobo hasta la fuente del botón, donde enfilamos bajo mi punto de vista, la subida más dura de la jornada. Desde cabeza la fuente, al raso de manarenas, el cual esta ya sería la tercera y última vez que lo pasábamos. Dura subida, por sus rampas, su continuidad y que no da un respiro en ningún momento ya que terminas un repecho y crees que llega un descanso, pero de nuevo el camino-senda se vuelve a pingar para arriba de lo lindo. En esta subida todos llegamos reventaditos (cada uno a su ritmo). Tras esta subida estuvimos comentando las duras rampas de esta ascensión, y tengo que decirle a Pipe que las rampas máximas de esta subida fueron de 12,2% en dos zonas distintas, En el primer tramo y en uno de los tramos intermedios. Pero esta tercera ascensión del día no acababa aquí´, sino que subimos hasta la base de Otero Mayor, donde ahi si que comenzamos un bonito, largo y reponedor descenso que nos llevó al polígono industrial. En esta bajada, Goyo por fin disfrutó de las ventajas de una doble suspensión, y con su nueva trek a la que pronto se hizo, bajó como un tiro y más feliz que un regaliz, jajajajja...
Tras un pequeño tentempié en el polígono, entramos en vallehondo, donde casi sin darnos cuenta estábamos con un falso llano que iba poco a poco tirando hacia arriba que nos llevaría a la zona de empujabike de la jornada. No por su dureza, sino por los barrancones que dejó una máquina, haciendo en dos tramos imposible llevar la trazada. Tras este paso, coronamos Mojón Pardo que era la cuarta cima del día, en donde tras el descenso al paso de los peces, comenzamos el penúltimo ascenso del día, que nos llevaría a La Cruceja, donde en el descenso de esta probé la diferencia de llevar una cubierta lisa e ir derrapando en las curvas y llevar una nueva y flamante kenda con la que no había manera de poder derrapar. Ni aún queriendo...!
Antes de terminar el descenso total de la Cruceja, nos desviamos hacia Robellanos donde tomamos el P.R que sube al camino de la tenada Matarrulla. En esta subida y última del día, fue donde Cabra y aquí el que escribe nos rompimos literalmente diciendo, (no puedo más)...Esto nos pasa por apretarnos, pero esto es lo que hay. Desde Matarrulla bajamos al campo de fútbol, donde pudimos ver la llegada de unos pocos coches del rally Navaleno-Canicosa, pero lo que a nosotros nos interesaba ya a esas horas y tras el desgaste de la ruta, era la cañita en el Maño.
 
 
 
Cabra en uno de sus apretones al final de rampa
 
 
 
Pipe y su stumpjumper
 
 
 
Comments