Crónicas‎ > ‎

Ruta 16 de Marzo. ¡Vaya aparato que tiene el Pipe!

publicado a la‎(s)‎ 26 mar. 2014 1:43 por pipe@navalenobtt.com

Vaya aparato que tiene Pipe

No sé por qué, pero la crónica de la ruta de este domingo me apetecía hacerla, seguramente porque fue una ruta con mucha enjundia (el que no sepa lo que significa que mire la Wikipedia, que fue lo que hice yo en su día), dura y larga como miiiiii…..…., en fin, una grandísima ruta, yo creo que hasta valdría para la rompepiernas.

La mañana se presentaba inmejorable, hoy a los fijos se unió Domin, que hacía tanto tiempo que no venía que tenía la suspensión a falta de presión, así que tuvo que volver a casa a darle unos bares al amortiguador, pero como siempre que viene alguno falla otro, al final nos juntamos siete biciclistas, Goyo, Cabrerizo, Carlos Alberto, Palomar, Jaime, Domin y Pipe, el que os va a narrar las peripecias de hoy.

La ruta de hoy era de estas que apetece hacerlas, sobre el plano era una chulada y sobre el terreno lo fue más. Comenzamos como muchos días, subimos al cementerio, bajamos al campo de fútbol, volvemos a subir al Majadil y por detrás de la Tenada Matarruya bajamos al Raso Juan para seguir por el Camino de las Lanchuelas hasta el Parcaminos, y aquí empieza la enjundia (imagino que ya habréis mirado la Wikipedia), en mitad del Parcaminos hay un cartelito que pone a Barbojo, por ahí no vayáis nunca!!, es broma, siguiendo esa pista llegamos a la famosa Culata de Barbojo, es una subida bastante durilla, yo creo que del 14 % no baja al igual que mis pulsaciones no bajaron de 180.


Una vez arriba y después de jadear un rato había que bajar por el cortafuegos que lleva al Presón, cosa que hicimos en nada y menos, pero hoy a nuestro gurú del track le apetecía subir y según llegamos el Presón otra vez para arriba hacia La Cueva del Paseo, ya le dijimos al Palo que si no había ido a clase el día que dieron lo  de línea más corta entre dos puntos, pero parece ser que no.

Tras las risitas con el Palo seguimos hasta la carretera de Canicosa, cogimos la pista del Vadillo y bajamos hasta el Pilón (no hagáis chistes), en donde tomaríamos una de las subidas más chulas de la comarca, a la que hemos bautizado como la subida del Moral (por cierto en los 10.000 del soplao hay otra), tiene un puntito de técnica y cinco o seis de dureza, el último tramo es criminal, así que cuando llegamos arriba alguno preguntaba que cual era la Rompepiernas de Pinares, si la de hoy o la del Domingo que viene.

No sé si fue en esta parada o en otra cuando Domin me hizo la siguiente afirmación, “Vaya aparato que tienes” refiriéndose a lo que llevaba entre las piernas, la bici claro!! Y como tenemos entre nuestras filas a una de las mentes más rápidas de la comarca, el Cabrerizo, enseguida contestó algo acerca de que no era el momento de más apogeo del mismo (del aparato), ya sabéis, cosas de hombres.

Pues lo mismo de antes, risitas y a pedalear, ahora tocaba hacer un tramito de la rompepiernas hasta el Vallejo de la Laguna, donde nos desviamos a la derecha para subir a un refugio que ahora mismo no recuerdo su nombre, aquí aprovechando que hay una mesa de merendero paramos a almorzar, charlar y como no, la fotito de rigor.


Con la tripa llena continuamos por una sube baja para al final hacer de bajada la primera gran subida de la rompepiernas, aquí están sacando madera y casi  todos nos salimos de la pista al meternos por despiste por uno de los arrastraderos de las máquinas, a mi aun me costó encontrar la pista buena. Al llegar abajo estábamos en la Nacional, justo al lado de la Cruz de Piedra, cruzamos y nos dirigimos hasta Navalcastellano donde nos esperaba el cuarto puerto del día, la subida a Las Raíces, no es excesivamente duro, salvo el último tramo por el cortafuegos que se pone al 16 % y a estas alturas ya hace pupa en las piernas.

Nos reagrupamos arriba y  nuestro amigo Carlos Alberto nos abandona, pues tenía comida familiar. Nosotros bajamos por la Reyerta, es una bajada muy rápida aunque hay zonas  con mucha rama, al último tramo le han dado un pase de máquina y  ahora se baja de cine. Al llegar abajo faltaba Jaime, estuvimos esperando un rato y no venía, llegué incluso a pensar que se había vuelto con Carlos Alberto, pero al final apareció, resulta que se había estrenado en el noble arte de las caídas, que todas sean así.

Seguimos dirección al raso Manarenas, teníamos que desviarnos hacia Las Disañas pero los guías se saltaron el cruce, yo pensé que habían decidido acortar por lo tarde que era, pero no, fue un despiste aunque al final decidimos continuar acortando la ruta pero en  vez de subir al raso tomamos una atajo que te leva justo al cortafuegos, enfrente de la bajada a Barranco Lobo, aunque hemos descubierto que en la cartografía pone “Barranco del Lodo”, pobre Cabrerizo, ya no puede ir a coger Marzuelos a Barranco Lobo.

Ya quedaba muy poquito, la bajada hasta el pueblo era una incógnita, pues nos tirábamos por una de las sendas de la carrera de montaña, nada más empezar hay un tramito que mete miedo, Palo, Goyo y Cabra se lanzan sin contemplaciones, Domin paró y me hizo parar a mi, luego entre que bajo y no bajo me caí dos veces de la bici, en parado!!  aún me duele el culo, una vez me fui contra un pino y la otra encima de la bici, así que al final bajamos ese tramito andando y luego por una divertida senda que nos lleva casi hasta el Botón.

PRUEBA CONSEGUIDA!! Llegamos al Maño donde nos arreamos un torrezno y doble ración de porrón y caña, SUPER MERECIDA!!

Comments