Crónicas‎ > ‎

Ruta 17 de Septiembre. ¡Cuidado con el jabalí!

publicado a la‎(s)‎ 18 sept. 2011 9:04 por Jesús Palomar Lucas   [ actualizado el 18 sept. 2011 15:32 ]
Hoy volvíamos a subir a la torreta de Arañas, pero invirtiendo el sentido de la ruta que hicimos hace unos meses, y añadiendo una nueva subida al recorrido, la cual estoy seguro que volveremos a repetir varias veces, por su exigencia y continuidad.
Hoy sólo acudimos tres NavalenoBTT a la hora de siempre, Cabra, Goyo y el que escribe.
Los primeros kilómetros fueron a ritmo suave, y comentado lo que nos espera el fin de semana siguiente, que es la ruta por Cebollera. Todos tenemos ganas de hacer esta ruta, que además es la primera ruta del club fuera de nuestro territorio NavalenoBTT. Cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos ya estábamos en el Paso del Mario dispuestos a hacer la subida hasta la carretera de Canicosa, pues tranquilitos, tal y como íbamos hasta el momento, pero un todo-terreno se nos puso detrás y comenzó la subida detrás de nosotros, pero el terreno estaba tan malo, con baches, torrenteras que pensamos, seguro que nos pasa y que iría más despacio, así que nosotros subimos el ritmo en plena subida hasta el punto que teníamos al vehículo detrás nuestro pisándonos los talones y esperando que nos retiráramos por un camino bastante estrecho. Dado que el apretón de las primeras rampas fue bastante fuerte, el ritmo no bajaba y que las pulsaciones iban por las nubes, nos retiramos para que el coche nos pasara, ya que estábamos fundiditos...
Tomamos el camino del Vadillo de bajada y pudimos recuperar algo, pero parecía que el todo-terreno de antes nos había acelerado de tal manera,que comenzamos la subida por la Mata del Tormo a un ritmo bastante alegre, el cual no dejamos hasta conectar con el camino del Tormillo. Este tramo de subida, sólo lo habíamos hecho de bajada, pero después de hoy, estoy seguro que lo repetiremos varias veces, por la continuidad en sus rampas, longitud asequible y muy buena para la mejora en este aspecto para el grupo.
Tras un tramito de carretera, comenzamos la larga ascensión hasta la torreta de Arañas. El ritmo era suave e íbamos charlando tranquilamente y disfrutando de la belleza del robledal por el que discurría el recorrido, pero con las primeras rampas con una pendiente maja, nos fuimos callando y el ritmo se fue acelerando, hasta el punto de romper el reducido grupo de tres que éramos hoy. La subida se nos estaba haciendo larga, ya que mantener este ritmo en una subida de casi 5 kilómetros es bastante duro, pero el final estaba cercano, aunque también las más duras rampas que ya nos remataron para hacer que la parada-almuerzo y descanso merecido, fuera para disfrutarlo, acompañado de las tremendas vistas que nos ofrece siempre este paraje de Arañas.
Tras las típicas fotos, avituallamiento y carga de pilas, comenzamos de nuevo la ruta hacia el cordal de Cabezalta, pasando por la senda que nos llevaba al Collado del hierro y Pico Marica, para ya en Collado Antiguo tomar el desvío con una rápida bajada hasta el Prado Cien duros, donde giramos a la izquierda para en los Castillejos y por terreno auténticamente rompepiernas ir pasando por la Cruz del muerto, Cabeza gorda y llegar al punto curioso del día. Estábamos comenzando la bajada que nos llevaría hacia los Quintanares. Todavía no llevábamos velocidad, cuando desde unas estepas al lado del camino, se nos cruzó a unos tres metros de mi, que en ese momento iba en cabeza, un pedazo jabalí que nos subió las pulsaciones a 200. ¡Casi nos lo llevamos por delante.......... Qué susto! Pero a la vez que belleza el ver a estos animales en su habitat y en estado puro, con todo su pelo erizado y corriendo como loco. Menuda anécdota para contar, jajajajaja...
Continuamos la ruta ya viendo cerca el final, pero no sin antes darnos el último apretón en la subida a la Jarota, que con sus duras rampas siempre hacen difícil el coronarla. Seguimos hacia el Amogable, pero sin llegar a éste tomamos el camino que baja al río Ebrillos, donde allí si que ya estaba todo chupado. Antes de coronar los Barrancos nos desviamos por el camino que va hacia la tenada Matarrulla, para disfrutar de la senda del Cabrerizo que ya nos llevó de nuevo a casita y a por nuestro merecido porrón con sus barritas energéticas (torreznos) en el Maño.
 
 
                          Canicosa desde Arañas
 
                 Los tres mosqueteros en Arañas
 
Cabra y Palo
 
                                 Cabra y Goyo
Comments