Crónicas‎ > ‎

Ruta 1 de Noviembre. Subida a Cerro Guijano

publicado a la‎(s)‎ 1 nov. 2011 11:48 por Jesús Palomar Lucas   [ actualizado el 1 nov. 2011 11:55 ]
Parte de la noche estuvo lloviendo, pero a las 10:00, la mañana nos recibía con una temperatura ideal para hacer la ruta del día.
Fuimos cinco los que hoy acudimos a la cita: Jose, Carlos, Tomás, Goyo y Palo. Primeros kilómetros por carretera, donde nos encontramos a Cabrerizo que volvía del monte y le pusimos los dientes largos, quedándose con ganas de unirse a nosotros. Como todos los días, una cuesta nos daba la bienvenida. En este caso fue los Barrancos, que superándola a buen ritmo, nos dejó ver la media a la que hoy iríamos.
                                                                 Panorámica desde Cerro Guijano   
 
Abandonamos la carretera y tomamos el camino del Presón por el que circulamos siguiendo a ritmo fuerte. Los kilómetros hoy, corrían sólos, ya que este camino en vez de camino, parece una autopista de monte... Sobre el kilómetro 9,5, comienza la verdadera montaña, con la subida por el Paso del Mario hasta la carretera de Canicosa, donde tomamos el camino del Vadillo por el que de nuevo el ritmo se aceleraba, ayudado de que era con tendencia descendente. Como otros días que pasamos por allí, pudimos disfrutar de este precioso valle, donde el río Vadillo es flaqueado a su lado izquierdo con sus formaciones rocosas de granito cubiertas de musgo y a su lado derecho por tramos de pinar frondoso y otros de corta a matarrasa, que deja ver lo tristes que quedan nuestros montes cuando arrancamos a lo que realmente les da vida.
Concluido el tramo por el valle, salimos a la carretera de Vilviestre, donde nos chupamos unas pocas rampas que ya nos van calentando las piernas para lo que iba a ser la subida dura del día. Y sin más nos presentamos en el desvío a tomar para acceder a Cerro Guijano. Una subida de 1,8 kilómetros con tramos continuados del 15%, por sendero de pinocha de negral y lleno de piñas que había que ir sorteando para no tener que echar el pie a tierra, ya que entre la pendiente, la pinocha que parece que vas por encima de una capa de velcro, y que las fuerzas cada vez van a menos, hacen de esta subida, pese a no ser larga, una de las más duras de nuestra zona. Una vez coronado Cerro Guijano, hacemos la parada de avituallamiento para reponer fuerzas y recuperar las piernas después de la subida.
 
                                                        Últimas rampas de la subida a Cerro Guijano
 
Ahora nos tocaba un largo tramo de bajada y toboganes hasta llegar a la caseta blanca, donde allí tomamos dirección hacia Navaleno, circulando por tramos de sube-baja entre valles, donde Palo reventó su rueda trasera por un lateral (Este chico parece que tiene el gafe con su bici...) Un cambio rápido y entre risas de neumático, tipo la F1 y de nuevo a rodar. Nos presentamos en el puente se mató José y tomamos dirección a la Estación de Navaleno, donde ya teníamos cercano el final. Empezamos a senderear y Goyo y Carlos se animan a subir el Majadil por el GR, mientras que Jose, Tomás y Palo tiran por la carretera, pero justo en el alto todos nos metemos de nuevo por la senda GR, donde a la altura del campo de fútbol Goyo rompe su guardabarros trasero. (Al contenedor con él y a continuar) Y sin más nos presentamos en el cementerio, donde ya tomamos las calles del pueblo para llegar a nuestro fin de ruta en el Maño.
Comments