Crónicas‎ > ‎

Ruta 20 de Octubre. Metidos en el otoño de lleno...

publicado a la‎(s)‎ 21 oct. 2013 11:28 por Jesús Palomar Lucas
Después de un par de fines de semana de salidas a marchas cicloturistas de nuestros alrededores, volvíamos hoy a nuestras rutas de cada fin de semana que no paran a lo largo de todo el año, llueva, nieve, haga frío o calor navalenobtt siempre ofrece una ruta cada fin de semana...
A la ruta acudimos casi los fijos de cada fin de semana: Pipe, Cabra, Lucas, Goyo y Palo.
Mañana otoñal con una buena aguada en el terreno que unido a las lluvias de días anteriores hacía que el terreno estuviera a la perfección para la práctica de la btt. La tracción incluso en terrenos sueltos era perfecta, así que cada kilómetro fue un auténtico disfrute...
Para empezar e ir calentando las piernas nos apretamos la subida a los llanos. Eso sí, por el lado suave, para darnos el disfrutón con la bajada hasta la Cruz de Piedra.
Aquí me doy cuenta que mi rueda trasera aún estando tubelizada me va perdiendo aire. Paramos y le damos un poco más de aire para ver si sella y podemos continuar, pero justo antes de Navacastellanos veo que voy ya con lo justo y la raja es demasiado grande para que se selle, así que en el refugio paramos y montamos cámara para continuar.
Tras un cambio-reparación rápido continuamos con una de las subidas más largas del día a Las Raices. El ritmo es llevadero y vamos haciendo esta larga subida cada uno midiendo sus fuerzas y guardando ya que todavía queda mucha ruta por delante. En la cima reagrupamos y continuamos por el cortafuegos de Navaleno-Vadillo para desviarnos hacia el camino de la laguna dirección a Casarejos.
Ya en Casarejos tomamos una preciosa senda P.R muy poco usada y con fuerte pendiente de subida, en la que hoy nuestro guía Goyo se despistó un poco, pero que pronto nos puso de nuevo en el track para llegar ya casi al alto del Palomar, donde estaban las ovejas. Bueno, más bien parecía unas ovejas con un rebaño de mastienes... Aquí fue la anécdota del día, cuando vimos que los mastines nos empiezan a ladrar y nos reagrupamos para pasar juntos al lado de ellos, y Pipe que estaba un pelín descolgado apretó el culo para cogernos con más miedo él que los mastines que nos ladraban. Que susto tenía el hombre encima...jejeje
Ya en el alto, comenzamos una bonita bajada por camino rápido de pinocha y luego desde la tenada del Pito un rápido sendero para salir a Valdevalero, donde nos encontramos a un par de seteros que la verdad no les estaba yendo nada mal.
Desde aquí nos pasamos por el alto a salir a la senda de San Roque, donde en su inicio hacemos la para de avituallamiento.
Tras cargar pilas y la foto de rigor arrancamos de nuevo con este tramo que tiene un kilómetro justo, pero de disfrute total por un sendero junto al barranco que cuanto más rápido se pasa más se disfruta. Aquí Pipe tubo una caída al dar con el manillar en un paso muy ajustado que hay entre dos pinos, pero sin mayor consecuencia. Chapa y pintura nada más...
Seguimos con otra de las subidas con chicha del día, la subida a la majaliana, la cual siempre está suelta la tierra en su camino y ahora se hace muy bien por una senda que se ha hecho paralela a este y por el que se rueda mucho mejor pero sin quitar para nada la dureza que tiene.
Seguimos y nos dirigimos a la senda del Donoso, pero esta vez en vez de subir hasta allí por el G.R 86 como en otras ocasiones, la hacemos por el camino por el que bajábamos en la quedada y que a mi personalmente me gustó mucho, ya que es una subida larga, con menos pendientes que el G.R, pero más larga, con algún descansillo y sobre todo ahora mucho mejor el piso, ya que están sacando madera de una corta que han hecho y está el camino jodido...
En el Donoso como siempre disfrutón por su senda hasta la Pasa Larga. Ya desde aquí tomamos dirección este hacia Navaleno, por el Raso de la Travesera, el Salteadero, la subida desde el Paso de la Solana a Los tres caminos y ya la bajadita chula a la Estación.
Tuvimos un pequeño cambio de recorrido al final, pero en definitiva salió casi la misma distancia y altimetría que teníamos prevista, y además que fue lo importante, llegamos al torrezno al Maño a la hora adecuada para poder disfrutar de nuestro premio de cada ruta junto a un buen porrón de cerveza.





Comments