Crónicas‎ > ‎

Ruta 21 de Abril (Sendas, caminos de monte, pistas, cortafuegos...)

publicado a la‎(s)‎ 21 abr. 2011 10:03 por Jesús Palomar Lucas
Tras las celebraciones de los aficionados madridistas y el diluvio de la noche, la mañana nos recibió templada y amenazando lluvia. Al final fue un día perfecto para la práctica del btt. El terreno no estaba excesivamente embarrado para la cantidad de agua que había caído en la noche, aunque también tuvimos unos tramos en los que comimos arcilla de lo lindo, pero esto por los socavones que preparan las máquinas que sacan la madera en los caminos, los cuales destrozan literalmente, y luego no en todos los casos rehabilitan para su circulación. Dejando el camino ya intransitable para todo uso de vehículos.
Eramos 6 los que acudimos a la plaza en esta mañana de jueves santo a darle al pedal (Carlos, Javi, Goyo,yo y dos nuevas incorporaciones, una ya como componente del grupo, Alberto desde los madriles y Toño que después de lo bien que se lo pasó en la salida de hoy estamos seguro que se nos unirá pronto)
Comenzamos la ruta sendereando por la parte trasera del camping y fuente de loyola, para salir al camino de valdelahierva y comenzar esa larga subida al raso manarenas. Subida que se hizo a un ritmo frenético impuesto por Javi y Goyo y que buenamente seguía el que podía, ya que al ser la primera te pone las pulsaciones a tope. Después de este lanzamiento de ruta decidimos el ir más agrupados y bajar un poco el ritmo, ya que así estaríamos pidiendo la hora en pocos kilómetros.
Ahora llegaba el tramo de recuperación con una bajada suave pero larga, la cual nos hizo recuperarnos del primer apretón de la subida y de los continuos sube-baja del tramo de cañada real en la calle de Vadillo-Navaleno.
Comenzamos de nuevo otra subida larga, alternando pista con camino de monte para llegar al arenal y empezar un descenso largo y lleno de arcilla de esa que te atasca los frenos, cambios y tiñe por completo nuestras bicis con su tono rojizo, dándolas ese toque de "guarrerida española", ya que se quedan igual que las manos de un orfebre, jajajaja...
Después de saludar al caballo de Javi, comenzamos de nuevo otra subida hasta la base de otero mayor, donde cojimos el camino-senda que nos llevaba por el valle del agua hasta la calle de Vadillo-Talveila, donde nos encontramos con unos continuos toboganes típicos de los cortafuegos, donde el que aquí escribe hizo un mortal con tirabuzones y croceta incluida, tras ser engullido por una torrentera del agua que primero llevó la rueda trasera y ya una vez dentro sólo me quedó rodar y rodar como dice la canción hasta que me paró la cuneta del camino. Parte de la caída: leves rasguños en garras, bollo en el casco y golpe en costado derecho, pero que no impidió el que continuara la ruta sin mayor problema.
Llegados al cruce de Talveila en la Nacional 234, nuestro amigo Javi nos abandonó yéndose a Vadillo. Nosotros comenzamos desde la trinchera de la caseta el ascenso a Mojón Pardo, pero sin llegar a la torreta, tomando luego el camino hasta el paso de los peces. De nuevo subida hasta la Cruceja para disfrutar de nuevo de la bonita bajada hasta la carretera del Amogable, donde cojimos ese peaso de sendero que nos llevaría cerca de la tenada matarrulla, que fue donde decidimos irnos a casa, pero no sin antes disfrutar de ese sendero que nos enseñó el Cabra un día y que solemos tomar cuando pasamos por ahí. Todos se quedaron impresionados de la belleza de este último tramo, que ya nos llevó a por nuestras cañitas de rigor en el Maño.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Comments