Crónicas‎ > ‎

Ruta 22 de Abril. Zona norte del Cañón

publicado a la‎(s)‎ 23 abr. 2012 10:43 por Jesús Palomar Lucas
Ruta propuesta y diseñada casi en su totalidad por Carlos, variando la parte final del recorrido por falta de tiempo, pero seguro que la repetiremos, ya que nos gustó muchísimo.
La liga nacional de Orientación celebraba una prueba en el municipio de San Leonardo, con salida desde la vía en la zona del Hotel la Reserva, así que decidimos modificar la bajada por la vía para no molestar la salida de los participantes, y nos desviamos por Navacastellanos, donde hicimos un tramo de senda precioso hasta el pueblo. Una vez en San Leonardo nos dirigimos hasta el puente de la carretera de Vilviestre, donde tomamos un caminito que en su subida nos mostraba una panorámica muy bonita del pueblo con su castillo a lo alto. El tramo de subida continuaría unos kilómetros hasta llegar a la portera en la que nos adentrábamos en la dehesa. Tramo muy bonito de pinar y robles por los que fuimos subiendo y bajando sin parar hasta llegar al campo de golf, donde rodamos por sus praderas y rápido comenzamos un duro tramo de subida por camino pedregoso y embarrado, donde había que poner todo para poder superar sus rampas. De nuevo precioso tramo de pinar     cerrado y roble por las Navas que nos llevó a entrar ya en el límite de provincias y pasar a la zona de Hontoria, donde entramos en un pequeño camino que nos llevó hasta el Puente de Hierro. Aquí andamos un kilómetro de carretera y nos metimos por un puente de la vía hacia la parcelaria de Hontoria, donde ya nos adentramos por el barranquillo del Costal de Herreros hacia el Cañón del río Lobos.
 

Hoy nos encontramos ya el cauce del río con varios tramos de agua, que debido a las lluvias caídas en estas últimas semanas han llenado los sifones subterráneos del río, haciendo que en alguno de sus tramos lleve agua y que en  más de uno de sus pasos entre las sendas de un lado y otro del cauce nos mojáramos de lo lindo. Es más, varios de nosotros nos hundimos hasta las rodillas confundidos por la claridad del agua, que hacía que midiéramos mal la profundidad del río.
Como siempre que pasamos por aquí, una gozada el paso por sus sendas, las altas paredes verticales que nos resguardaban del viento, y sus tramos de sendas pedregosas que hacen tirar de destreza técnica para superarlas.
Llegamos al Puente de los Siete ojos y se nos había hecho ya bastante tarde para continuar con lo que nos restaba de ruta, y decidimos acortar e ir ya directamente por la carretera hacia San Leonardo. Durante este tramo fue uno tras otro y casi continuados los hachazos y demarrajes. Cuando uno atacaba y reagrupábamos, rápidamente volvía otro a atacar. En definitiva, que llegamos a la rotonda de Norma y teníamos un dolor de patas que no podíamos con ellas. 
Desde San Leonardo ya cogimos la senda de la vía para llegar a la Cruz de piedra e ir por Navalcubillo hasta casita y reponer fuerzas con nuestro caldito y torreznos en el Maño.
Comments