Crónicas‎ > ‎

Ruta 23 de abril "A la 3ª a Cabeza Alta"

publicado a la‎(s)‎ 24 abr. 2011 14:10 por . Munera

Para el sábado de Semana Santa habíamos dejado la ruta grande de las vacaciones y nuestra procesión particular en la subida a Cabeza Alta, que por las nevadas del invierno tuvimos que suspender hasta en dos ocasiones, pero este era el día señalado y aunque la mañana despertó nublada, la temperatura era agradable y al final no nos llovió en toda la ruta.

Nos reunimos como siempre en la plaza: Palo, Piper, Cabra, Goyo, Pedro, Domin y Gustavo de San Leonardo, que aunque ya nos había acompañado en la Kdd del Cañón, era su primer día de ruta y por lo que nos comentó seguro que repite, esperamos que así sea. La ruta era larga, 49 kilómetros, y dura, casi mil metros acumulados de ascensión, aunque discurría toda ella por pistas zahorradas de buen firme, y decidimos poner un buen ritmo para intentar llegar pronto a Navaleno, y de esa manera empezamos la salida subiendo por la carretera de Canicosa hasta el kilómetro 4, para coger a continuación la pista de los Parcaminos, en la cual nos encontramos la noticia mala del día, algún desaprensivo, por llamarlo de una manera educada, había tirado un montón de ropa usada en el mismo, ensuciando y contaminando nuestro entorno sin ningún respeto por nuestro monte. Después del evidente cabreo y cambio de impresiones sobre el asunto de la ropa, seguimos la marcha hacia el Presón a buen ritmo para encarar la primera cota del día, "Peñas Altas", que con sus 1300 metros de altitud serviría para ponernos las piernas a tono para el puerto de categoría especial que nos quedaba por delante, en las primeras rampas el grupo se fue partiendo y cada uno a su ritmo fuimos subiendo primero hasta el cruce del refugio de Peñas Altas, donde nos reagrupamos por primera vez y donde hay un descansillo de un kilómetro, para posteriormente volvernos a reagrupar en la cima de Peñas Altas y encarar el descenso a Castroverde por la pista del Zurdo. Descenso bonito y rápido para disfrutar pasando por la fuente de Evaristo, refugio del Zurdo, fuente del Hielo y por fin la Canaleja donde nos avituallamos de agua y alimento después de los primeros 20 kilómetros y al pie de las primeras rampas a Cabeza Alta por la pista de las Iruelas.
Y por fin llegaba el momento "Cabeza Alta", todos coincidimos en que era mejor que cada uno subiera a su ritmo sin intentar cebarse en la rueda de otro, ya que en apenas 5 kilómetros se pasan de los 1130 metros del Refugio de Castroverde, a los 1550 metros de Cabeza Alta, y así en procesión empezamos el primer tramo de curvas cerradas y fuerte pendiente que va serpenteando hasta el primer descansillo de apenas 200 metros y que sin darte cuenta te pone al pie de las eses de las Iruelas, 2 curvas muy cerradas con pendiente media del 15% que parece que no se terminan nunca y te ponen el corazón en la boca, menos mal que el descansillo posterior que lleva a la carretera de Duruelo dejo que tomaramos un poco de aire, porque lo que quedaba a continuación engañaba bastante.Tras coger la carretera subimos la rampa que nos dejó en la pista de Cabeza Alta y poco a poco fuimos dejando atrás metro a metro las ultimas pendientes hasta ver la rampa final, entreviendo al fondo la torre de vigilancia de incendios que nos dice que hemos llegado a nuestro destino, rampa que terminó de destrozarnos las piernas y que después de los kilómetros que llevábamos por detrás se hizo aun mas dura, y por fín coronamos y la vista del valle del Duero bien valió el calentón. En la cima lo típico, cambio de impresiones, fotos de recuerdo, algo de comer......y el comentario de un hombrecillo que estaba allí trabajando y nos dice "pero que despacio subís, yo en mis tiempos subía mucho mas rápido", que cachondo.............

Después de abrigarnos un poco emprendimos el vertiginoso descenso, alcanzando velocidades de hasta 60 kilómetros por hora, por la pista de las Iruelas hasta enlazar con el camino de la Cruz del Muerto y después de 3 toboganes, que se hicieron mas duros de lo normal por la dureza que traíamos acumulada, salimos a la carretera de Duruelo por los Quintanares para hacer los últimos kilómetros por la misma hasta la puerta del Maño donde nos esperaban nuestras cañitas de rigor, mas que nunca merecidas.
Al final todos contentos, 49 kilómetros con casi 1000 metros de desnivel acumulados, a una media de cerca de 18 Km por hora y después de tres intentos ruta superada.

                            "La nota negativa del día"

                 "El avituallamiento en la Canaleja"

                          "Coronando Cabeza Alta"

                "Pedro y Gustavo en pleno esfuerzo"

                          "Los valientes del día"
Comments