Crónicas‎ > ‎

Ruta 23 de Diciembre. Subida a la Cruz del muerto

publicado a la‎(s)‎ 24 dic. 2012 3:26 por Jesús Palomar Lucas
Espléndido día el que pudimos disfrutar para estar ya en pleno invierno y en nuestra zona. Aunque un poco fresco a la mañana, y en el paso por el fondo de los valles en los que la temperatura bajaba hasta los 2ºC, el resto de la mañana no se podría decir que estuviéramos a la fecha que nos marca el calendario. A la llegada tras la ruta los termómetros marcaban hasta los 15º.
Hoy tuvimos una compañía infantil que ya es conocido por todos nosotros, ya que cuando puede acude con su padre Tomas a nuestras rutas. Fernando como siempre se portó como un campeón y aunque un poco cansado al final, hizo más de media ruta junto al grupo.
El recorrido previsto para hoy fue variado en algunos tramos sobre la marcha bien en algunos puntos por despistes del guía y en otros por hacer más suave el recorrido para Fernando.
Comenzamos con un primer tramo en ascensión hacia los Llanos y su rápido descenso hasta la Cruz de Piedra, donde ya por  pista nos dirigimos hacia el término de San Leonardo, por donde estuvimos rodando casi todo el recorrido.
Tramos a destacar por su belleza el del G.R con su sendero en esta ocasión cuesta arriba por la falda del valle que guarda el arrollo del ojuelo.
El ataque a la Cruz del muerto lo comenzamos desde el P.R que entra antes del refugio por el camino que va a Valdelamadera. Desde este tramo fuimos en ligera ascensión por un frondoso valle de albares pasando por El Raso de la Vara para hacer la última y dura rampa que nos llevaría a la mojonera donde se encuentra el condominino de San Leonardo, Vilviestre y Hontoria. Lugar donde se encuentra el paraje conocido como La Cruz del muerto.
Aquí Fernando junto con su padre Tomas nos dejaron tras el avituallamiento y volvieron por la carretera ya a casa. Nosotros continuamos con el recorrido previsto.
Continuamos pisteando por el Robledo, la Verguilla y hasta la Dehesa de Navafría. El ritmo aun con los continuos sube y baja era ya más rápido todo ello ayudado por el buen estado de estas pistas. Desde aquí ya el camino cambió, siendo ya un poco más sinuoso y más divertido, para ir a caer hasta la carretera Nacional, donde justo antes hay una Tenada de vacas con dos mastines y un chucho bastante rabiosos los cuales salieron a nuestro paso. No tuvimos problema alguno ya que pasamos todos juntos y despacio, pero si pasas sólo hay que tener mucho cuidado porque estos no preguntan. Además de la gran cantidad de barro que inunda el camino hasta la portera.
Sorteada esta dificultad cambiamos de paisaje completamente en cuestión de metros, ya que tras la corta pero dura subida hasta el Frontal nos encontramos en un precioso sabinar por el que estuvimos rodando varios kilómetros.
Tras unos cuantos sube y baja por pista, nos desviamos por Majalozanos por un camino muy poco usado y su parte final casi perdido. Bonito pero a la vez bastante duro el rodar por esta zona, ya que aunque en falso llano y en algunos tramos ligera bajada, la cantidad de losas calizas que componen el camino cargaba tanto brazos como piernas.
Llegados a un punto donde el camino-senda parecía terminar, y no sin antes buscarlo bien, encontramos el escondido desvío que nos llevaría por una vieja senda abandonada, con fuerte pendiente y piedras que sortear hasta Arganza.
Durante el tramo desde Arganza a San Leonardo decidimos modificar el tramo hasta Navaleno, llendo por la senda de la vía hasta la Cruz de Piedra y luego por los senderos de Navalcubillo, chupándonos de esta forma más de cinco kilómetros ininterrupidos para llegar a nuestro punto final de ruta en el Maño para hoy echarnos unas cañitas y unos buenos torreznos.

                             Subida al Frontal


                 Subida al Frontal con el Urbión al fondo


                Foto de grupo en La Cruz del muerto

                 Bajada a Arganza por una senda perdida


                 
Comments