Crónicas‎ > ‎

Ruta 24 de Diciembre. "Reventón en Nochebuena"

publicado a la‎(s)‎ 24 dic. 2011 10:49 por Jesús Palomar Lucas
"Navidad, Navidad, dulce Navidad....." Si, si, si, todo eso está muy bien, pero nosotros no dejamos pasar el día, y nos vamos al monte...
Fuimos nueve los que acudíamos a la plaza hoy para hacer la ruta preparada para el día de Nochebuena. Como todos los días, el grupo bien abrigado, ya que aunque salimos a las 10 de la mañana, la escarcha nos acompaña todos los días, e incluso a la vuelta todavía queda por muchas zonas de umbría.
La ruta de hoy era muy llevadera, ya que dado el día que es hoy, no es plan de hacer el cabra por el monte, y por eso el recorrido era muy poco técnico, y aunque con un par de subidas buenas, la ruta era suave entre comillas.
Salimos del pueblo por la senda que tomamos en el cementerio y nos llevaría hasta La Mata, y hasta el km 4 de la comarcal de Canicosa, donde de nuevo entramos al monte. Por la zona delantera del grupo y como pasó durante toda la ruta, Goyo, Coque, y cuando podía Humberto, iban animando el ritmo del grupo, y casi sin darnos ni cuenta, estábamos ya en el Presón, dirección a la primera subida larga del día, pero aquí fue cuando Tomás, que se había traído un indeseable amigo de tierras Vallisoletanas, le provocaba un pinchazo. Tenía clavado un bonete en la cubierta de un centímetro al menos. Parada del grupo y rápida reparación, para ponernos de nuevo en marcha y afrontar la subida a Peñas Altas. Hasta el comienzo de la subida, todos en grupo, pero con las primeras rampas, el grupo se fue rompiendo y los fuertes tiraban de lo lindo. Reagrupamiento en la cima, y comenzamos el tramo de sube baja por Umbría Zapateros y Cuevarota. Tramo este que se hace muy bien, aunque con sus tramos de falso llano, los cuales engañan y parece que el terreno tiene velcro, el grupo se vuelve a romper, hasta el comienzo del rápido y largo descenso por el barranco del Zurdo, hasta el refugio que lleva su mismo nombre, donde hacemos la parada de avituallamiento. Tras cargar pilas y comentar lo que nos queda de recorrido, nos ponemos en marcha a ritmo llevadero por terreno llano que nos permitía rodar bien, pero el llano en nuestro monte dura muy poco, y pronto nos encontramos con la subida a la Jarota, con sus duras rampas del 15% en su tramo final, la cual enlazamos seguidamente con la larga subida al alto Milanos. Hasta el momento todo iba bien, los fuertes adelante con Coque poniendo a prueba a Goyo, Jose aguantando los tirones, y Humberto un poco más rezagado, pero en el grupo de cabeza. Por detrás estábamos Domingo, Tomás, el que escribe, Jose Antonio, y Pipe. De repente, en el grupo zaguero suena algo parecido a un tiro. Todos pensamos pues que habría caza, pero no fue así, Tomás había pegado un reventón de los de verdad, verdadera. La cubierta estaba con una raja de unos diez centímetros, y al inflar, la cámara se le salía. Pero ahí llegó el briconsejo de mecánica btt. Yo esto lo había visto en el foromtb, y siempre llevo unas cuantas bridas en la mochila, con las cuales pudimos contener la apertura de la cubierta, evitando que la cámara se saliera. Con este apaño pudimos coronar la subida al alto Milanos, y aunque en el descenso que nos quedaba hasta el río Vadillo, Tomás tenía que ir con cuidado, ya en la carretera, decidimos acortar el último tramo de la ruta, e ir todos juntos con él por la carretera hasta Navaleno. Ya en el Maño, y aprovechando los rayos de sol que teníamos hoy, nos tomamos el caldito en la calle donde el comentario del día no podía ser otro que el reventón de Tomás y el apaño que tuvimos que hacer para poder llegar a casa. Está claro que al monte hay que ir siempre preparado...
 
 
 
 
Comments