Crónicas‎ > ‎

Ruta 24 de Junio. Navaleno-Covaleda

publicado a la‎(s)‎ 28 jun. 2012 11:46 por Jesús Palomar Lucas
Preveíamos un día muy caluroso, pero yo creo que superó todas nuestras espectativas. Ya a las nueve de la mañana que salíamos de la plaza hacía una temperatura muy buena, la cual con el paso de las horas y las cuestas fueron haciendo que sudáramos la gota gorda. 
La ruta que teníamos planificada para hoy era un nuevo recorrido con muchos tramos nuevos por descubrir y alguno ya ciclado por el grupo, pero que hoy íbamos a hacer en sentido contrario. Hoy se unían al grupo tras unos cuantos fines de semana de ausencia Jose y Carlos. Este último tras un pequeño paréntesis en su periplo de carreras y maratones, de nuevo volvía a disfrutar con los suyos.

Tras un tramo de inicio de carretera, comenzamos por Parcaminos el auténtico recorrido BTT. El ritmo estaba siendo tranquilo e íbamos charlando e intercambiando impresiones sobre el recorrido que nos esperaba. Casi sin darnos ni cuenta nos encontramos con la subida fuerte del día. La Iruela nos estaba esperando con sus duros tramos de pista con un porcentaje del 13%. Carlos estaba enchufado y se va del grupo. Tras él íbamos el resto que hicimos la subida  a un buen ritmo y ya la temperatura siendo todavía las 10:00 era ya muy alta y el sudor cubría y chorreaba por nuestros rostros.
Tras el reagrupamiento en la cumbre tomamos dirección por la senda GR que lleva a la Piedra andadera, pero nos desviamos por un PR que nos llevaría en un rápido y muy técnico descenso hacia el chozo del Félix y  el campamento de Covaleda. Después de disfrutar por unos senderos de la leche, llegamos a Covaleda, donde hicimos la parada de avituallamiento, tanto de agua, como de sólido. Agua gastamos toda la que llevamos, e incluso llegamos secos.
Tras reponer fuerzas, continuamos ruta bordeando el río Duero por unas pistas en ligero ascenso pero muy llevaderas. El calor era ya asfisiante, pero las sombras y el frescor del pinar paliaban algo el sofocón.

Llegamos a un tramo, que este fue el último del día y que fue precioso con una corta pero dura subida técnica y posterior senderito entre robles donde alguno dimos con los huesos en el suelo. Eso si, parados y sin ninguna consecuencia. Salimos al camino de Marañón y tras un tramo de toboganes comenzamos un largo descenso por pista, el cual tuvimos que hacer con mucho cuidado, ya que las curvas en estas pistas de zahorra, te echan literalmente fuera...
El calor no paraba de subir y su punto más fuerte fue en la subida al camino del Morico, por una pista mala y suelta y con fuerte pendiente. Aquí buscábamos la sombra porque era sofocante.
El recorrido se nos estaba haciendo largo, tanto por su dureza como por el calor que lo endurecía mucho más. Ya nos quedaba poco, pero antes nos esperaba la subida a Matahornillos, y el tramo de toboganes hasta la Estación de Pinar Grande. Aquí ya veíamos pronto la llegada, y cogiendo el camino del Ortigal, ya sentíamos que estábamos en casa. Aunque nos quedaba la subida a los Barrancos, pero eso ya de cualquier manera se hacía. 
Llegados al pueblo, hoy nos apretamos todos una jarra de 1/2 litro de cerveza y nos hubiéramos tomado cuatro, ya que estábamos deshidratados totalmente.
Preciosa ruta y dura a la vez, que nos llevó hasta Covaleda.
Comments