Crónicas‎ > ‎

Ruta 26 de Enero. El bocata de chorizo!!!

publicado a la‎(s)‎ 27 ene. 2014 12:38 por Jesús Palomar Lucas
Varias bajas hoy en la alineación titular de NavalenoBTT. Goyo con una ciática de la leche que le tiene sin poder tocar la bici.(lo que debe estar sufriendo el hombre viendo la bici parada en casa), Cabra con compromisos laborales, Vicente recuperándose de su leve golpe en una caída y Carlos que está fallando últimamente. Pero los titulares indiscutibles de Pipe y Jose Antonio que raramente fallan a cada cita semanal, David que tras una temporada sin venir por el pueblo volvía a los caminos y aquí el que escribe.
La mañana era buena y apacible dentro de lo que es el clima en el mes de enero. Temperatura entre dos y cinco grados, ideal para andar en bici por el monte. 
El recorrido elegido para hoy era pistero para así evitar tramos de barro y agua, pero aún así con un recorrido escogido, el terreno está tan y tan empapado que en muchas zonas ya no chupa más el agua, haciendo el rodar duro y difícil.
Los torrentes de agua están por todas partes y la verdad que da gusto oír el correr del agua.
Comenzamos la ruta a ritmo tranquilo. Un ritmo que mantuvimos en toda la ruta, excepto en las duras subidas, donde Jose Antonio y David marcaban ritmo fuerte y que les siga quien pueda. Aquí el que escribe le toca sufrir para intentar seguirles y más de una vez verles el culo a lo lejos, pero ya llegará Abril....jejejejeje, aunque el que está fuerte ahora en Abril no te quiero ni contar. Que comerán estos tíos??? y encima David dice que sale poco, pero ya se sabe que el que tubo retuvo y donde hay buena madera...
Recorrido exigente el que hicimos hoy. Tramos de subida que pocas o en ninguna ocasión habíamos hecho en este sentido, tramos llanos donde se podía rodar bien, y como no bajadas donde poder soltar adrenalina de lo lindo.
Como decía Jose hoy fue la ruta de las porteras, ya que nos toco abrir yo creo que unas diez veces las porteras que nos fuimos encontrando.

Ya nada más empezar y subir a la Tenada Matarruya, seguimos por los Carriles y ya nos tocó abrir dos porteras para salir a los Barrancos. De nuevo repechón hasta la puerta de la Cruceja para bajar como flechas hasta el camino del Ortigal.
Eramos cuatro y todo el rato íbamos reagrupados y charlando. David viene poco y siempre hay cosas que contarnos. Entre otras que para primavera nos va a preparar una rutita de esas que tan largos nos pone los dientes cuando nos manda las fotos por sus tierras Navarras de adopción. Así que ya está liada la cosa, ruta+comilona cóctel que no se puede menos preciar para un buen NavalenoBTT.
Sin darnos casi ni cuenta ya estábamos por la Estación de Pinar Grande y camino de la Tablada, donde en la cañada de la lagunilla David y Jose animan el ritmo para hacer la subida y llegar arriba con el corazón casi en la boca... Tras el reagrupamiento toca larga bajada hasta Sotolengo por el Raso del Sacejo. Entrando en el campamento comenzamos de nuevo una larga subida con poca pendiente. Casi más parecía un falso llano, pero que parecía que no se acababa nunca y donde el terreno agarraba a la bici como si fuera velcro. Arriba ya en el cruce de los Guadarrines dice David, "Bueno, que aquí no se almuerza???" así que paramos y bien orientados al sol y resguardados del viento hacemos la parada de avituallamiento.
David ni corto ni perezoso saca de su mochila un bocata de chorizo que se apretó ni corto ni perezoso entre pecho y espalda. Y como dice el, no hay cosa que sepa mejor en el monte que eso. Los demás nos conformamos con unas barritas.
Continuamos por Cueva Manzano para salir unos metros a la carretera y de nuevo entrar por pista en el barranco Mojaculos. Menudos nombrecitos tienen estos parajes, el que venga de fuera y le digas como se llama esto se troncha el culo de risa...
Subida esta la que iniciamos en la que de nuevo David y Jose se apretaron de lo lindo, en esta ya a mi me tocó verles de lejos...joder que tíos como van. De nuevo más porteras que abrir, dos más hasta la carretera por Cabeza Rebollo.
Continuamos por la pista del Pajar de la Molinera, por donde nos encontramos a cuatro bikers como nosotros que estaban de ruta. Rápido saludo en marcha y sin más... no conocimos a ninguno. 


Llegados al Pajar de la Molinera tocaba de nuevo apretar el culo por la dura subida que nos esperaba. Antes nos tocó sortear el arroyo que debido a las fuertes riadas a preparado un socavón de más de un metro, hundiendo el cauce por donde este verano pasábamos montados en la bici.
Dura y larga la subida, pero muy muy bonita. Como siempre decimos cambia tanto la perspectiva que se aprecian cosas, detalles y paisaje que cuando se baja no da tiempo. 
Continuamos camino de Cabeza Gorda para desviarnos y salir a la pista de Castroverde por el camino Navaleno y tomar la senda de la Jarota, que como siempre es la gota que colma el baso para ya romper las piernas literalmente.
El final de la ruta ya estaba cerca. Tiramos hacia la curva del río Vadillo para salir a la carretera hasta la Cientonueve, donde de nuevo entramos al camino para desde el paso Juan hacer la última y dura subida del día hasta la tenada Matarruya. Aquí decidimos que la mejor manera de terminar esta ruta es por la senda del Cabra.. Este tramo lo tiene tan trillado Pipe que pronto se pone en cabeza y empieza la bajada por los Carriles hasta entrar en la senda a todo trapo seguido por David y yo que casi nos estrompamos en la entrada. David intenta un imposible que es adelantar a Pipe en mitad de la senda saliendose de esta entre un pinocho, pero no hay posibilidad. Pipe tiene cogida la posición y se hace fuerte aguantando el puesto. Todo esto yo lo estaba viendo desde atrás y la verdad que es una gozada el ver como se surca este tramo con las bicis a todo trapo...
Y como todos los días la mejor recompensa al disfrute y esfuerzo realizado, pues un torrezno y un caldito en el Maño.
Comments