Crónicas‎ > ‎

Ruta 27 de Febrero (Rompepiernas a tope)

publicado a la‎(s)‎ 27 feb. 2011 9:47 por Jesús Palomar Lucas
Otra mañana más de domingo nos reuníamos en la plaza del ayuntamiento, pero hoy fue un día record en participación (11 bikers). Una grata sorpresa la que nos dimos todos los fijos, al ver que esto crece cada domingo que pasa.
Hoy tuvimos cuatro nuevas incorporaciones a la ruta. Nuestro amigo Humberto, que hoy se animó a dejar la carretera para unirse a estos locos del monte, Javier, un chico de Vadillo con el que yo ya había coincidido en alguna marcha por ahí, y un componente del Club ciclista Comarca de Pinares, los cuales organizan una de las marchas cicloturistas más duras y mas bonitas de nuestra zona, que junto a su sobrino, quisieron unirse hoy a nosotros en la ruta.
Tal y como se decía en la descripción, la ruta de hoy fue una autentica rompepiernas con un recorrido exigente que estando a un nivel mediano, te ayuda a mejorar, pero que si vas justito, te hace sufrir, ya que hay pocos descansos.
Comenzamos la ruta con un sol que nos acompañó los primeros kilómetros y que se agradecía, pero después de un tramo rodador que a todos nos ayudó a ir cogiendo ritmo y calentarnos, el sol desapareció y apareció el compañero inseparable en esta época del año, el "barro", el cual hizo ir poco a poco rompiéndose el grupo e ir muy atentos sorteando los embarradísimos tramos que nos llevaron después de dos duras rampas, a la Fuente del Roble. Tras un par de kilómetros de carretera, tomamos el GR86, que nos llevaría al Presón, pero no sin antes darnos un par de sustos con dos caídas de Coque y Cabrerizo, los cuales pudieron terminar la ruta sin problemas, pero que luego en frío les recordará la salida de hoy.
Después del reagrupamiento y zona de llaneo,de nuevo empezó en Castroverde un tramo de subida continua, que unida con continuos sube-baja y un rápido descenso, nos llevó a la carretera de Duruelo, donde fuimos hasta el Amogable, para afrontar la última subida del día. La subida al Alto Milanos también provocó una ruptura en el grupo en la que cada uno ya con las fuerzas que nos quedaban, fuimos afrontando este tramo en que sin rampas duras, siempre y en cualquier época del año se hace dura por su continuidad.
Desde ahí, una bonita y trialera bajada hasta el Presón y por fin un tramo de pista buena en el que nos cayó como dijo Cabrerizo (los algarazos de Marzo). Y tras la Ciento-nueve, cojimos el camino que ya nos llevó a casa por la zona de Matarrulla, pero sin pasar por esta, ya que fuimos a descubrir una bonita senda que nos enseño Cabrerizo y que nos llevó al salir a las Peñas bajas, y ya en el pueblo a por nuestro típico y reponedor caldito en el Maño, donde como todos los días somos el comentario de la gente que hay allí al vernos a todos en este tiempo con la bici y llenos de barro.

 

 
Comments