Crónicas‎ > ‎

Ruta 27 de Octubre. Las siete cumbres "Que bello es sufrir a veces..."

publicado a la‎(s)‎ 29 oct. 2013 17:48 por pipe@navalenobtt.com

QUE BELLO ES SUFRIR,… A VECES

Siete bikers nos reunimos el domingo en la plaza, Max, Keka, Cabrerizo, Goyo, Pablo, Vicente y yo, más conocido como Pipe.

La mañana estaba bastante fresca, lo comentaba con el cabrerizo y me decía que igual iba un poco ligero de ropa, aunque viendo el nombre de la ruta sabíamos que pronto íbamos a entrar en calor, “Las siete cumbres” era lo que nos esperaba por delante.

Comenzamos bajando al botón y de ahí dirigirnos por  la sendita que va por detrás de la fábrica de Arotz hasta la pista de Valdelahierba, la cual se convertiría en la primera cumbre del día. Una vez arriba, consultamos el GPS del Goyo, que hacía hoy de guía, pues el Palomar tenía compromisos familiares y no pudo venir.

Tras la consulta comenzamos a bajar por el cortafuegos, normalmente nos desviamos por una pista que baja a Navalcastellano, pero hoy el GPS indica que hay que hay que seguir por el cortafuegos, todo perfecto hasta que descubrimos que el cortafuegos iba a adquirir una pendiente considerable, este aspecto  y que  el terreno está algo suelto nos intimida un poco, aunque no lo suficiente, así que nos encaramamos cortafuegos abajo y enseguida descubrimos que de estas cosas hay que disfrutar,  ya lo creo que disfrutamos.  

Después del subidón de adrenalina pisteamos un poco hasta Navalcastellano y acto seguido pista para arriba, sabiendo que había que desviarse a la derecha antes de la cima, hacia el Prado Toconal, y de aquí, según el track que tengo en mi móvil, deberíamos haber ido por la Fuente de la Charcona hasta el Raso Manarenas, la cual es una subida bastante ligera, pero aquí el que manda es el guía oficial y como a este no le cuesta nada subir, nos metió por las durísimas rampas  de la Reyerta hasta la cima de Valdelahierba, cosa que a mis piernas no le sentó nada bien.

Una vez arriba nos dirigimos por el cortafuegos hasta el raso, pasándonos unos metros del camino de Barranco Lobo por el que teníamos que bajar, así que media vuelta y nos marcamos una de las bajadas más chulas del día, sabiendo que a continuación nos esperaba una de las subidas más duras del día, por Cabeza la Fuente, Raso Manarenas y  la base de Otero Mayor, una vez allí  y sin parar otra bajadita chula hasta el polígono, cruzamos la carretera y por Vallehondo hasta el fondo (que pareado me ha salido) para coger la Senda de José dirección Mojón Pardo, esta subida aunque corta es muy intensa, llegados a este punto el cuerpo ya nos pedía chicha, así que paradita y un breve lunch.


Reanudamos la marcha bajando por el cortafuegos hasta el paso de los peces y de aquí girar hacia Prado Caballero, la mala noticia es que están entresacando madera y aparte de fastidiarnos la pista, han fastidiado un magnifico huerto de hongos de primavera, si no fuera por esto no contaría lo de los hongos, je je. Bueno, tras este inciso micológico sigo, desde el Prado Caballero subimos a la Cruceja y tomamos el camino que baja la Decara, que gran bajada!! a Max que ya le ha pillado el royo le encanta, y a quien no.

Ya sólo nos quedan dos puertecitos de nada, el primero por los Carriles desde Robellanos a la Tenada Matarruya, desde aquí la bajada un tanto malilla (por las barranqueras existentes) hasta el Raso Juan, un poco de llaneo por las Lanchuelas y giramos a la izquierda para bajar al Raso de la Paloma.


Y por fin la última subida seria del día,  la Morra del Fraile, yo ya tenía síntomas de calambres pero había que hacer un último esfuerzo, una vez en el alto descubrimos una matita de hongos (esto no sé si debería de haberlo dicho), así que entre hongo y hongo nos despistamos  y Goyo se equivocó en el camino de bajada, mira que le dije que la bajada era por la izquierda,  pero cogimos el camino de la derecha llevándonos  otra vez al Raso de la Paloma, desde aquí fuimos por un terreno pestoso, encharcado y lleno de hoyos (no hongos)  hasta el Parcaminos, aquí ya sí que veía el final del túnel, bajamos por la carretera de Canicosa hasta  La Mata, subidita por la senda al Majadíl, bajadita por la sendita al campo de fútbol, subida al cementerio, etc etc…, esto ya lo hace la bici sola, pues últimamente acabamos casi todas las rutas así.

Y por FIN  nuestros merecidísimos “Maño, torreznos y cañitas”, hoy nos invitó Max, al cual le agradecemos el detalle.

Por último quería recordar la gran noticia que nos comunicó nuestro compañero Domingo, y es la gran mejoría de Humberto, al cual estuvo viendo en Barcelona y realmente nos emocionó a todos.  “ANIMO HUMBERTO QUE YA QUEDA POCO”.

Comments