Crónicas‎ > ‎

Ruta 30 de Marzo. A casa a piñón fijo...

publicado a la‎(s)‎ 1 abr. 2013 1:57 por Jesús Palomar Lucas
Llegaba la ruta de club semanal, y todos con unas ganas increíbles ya que en toda la semana santa y teniendo días libres, no habíamos podido salir ningún rato al monte debido a las persistentes lluvias que nos han acompañado toda la semana. Lluvias que han hecho que todos los torrentes de agua posibles e imposibles se nos mostraran a nuestra vista de una forma que yo creo que ninguno habíamos visto hasta día de hoy en la zona.
Con gran alegría por ver que la mañana del sábado nos daba una tregua de lluvia, acudimos a la plaza cinco NavalenosBTT.
Comenzamos el recorrido previsto, el cual teníamos ganas de hacer ya que en anteriores días habíamos dejado a medias y sin hacer por completo por la nieve. 
Desde los primeros metros se veía que el ritmo iba a ser alegre. Había ganas de zurrarse de lo lindo, sobre todo en las subidas. Y así fue, que tras unas cuantas rampas duras y técnicas en los primeros kilómetros en el grupo de cabeza siempre estaban los mismos. 
Iñaki que no tenía el día y su garganta no le permitía el poder respirar agusto, pronto nos abandonó y se volvió a casa. Así que ya sólo quedábamos Goyo, Carlos, Fran y el que escribe.
El recorrido estaba siendo muy divertido con subidas a ritmo fuerte y bajadas muy rápidas autenticamente guapas. La bajada por el Barrancón sorteando pequeños pinos y con su fuerte rampa final con más de un 30% negativo hacía que la adrenalina fluyera por nuestro cuerpo a raudales. Precioso este tramo...
En el tramo de la senda del Barranco el camino era un torrente de agua por el que ibamos rodando por mitad de las corrientes de agua que surcaban el camino. 
En la subida por el camino de la zona de la Zarzuela nos dimos cuenta el porque de la velocidad que antes habíamos cogido al hacer este tramo en sentido bajada. Ahora que lo repetíamos de subida pudimos sufrir en nuestras piernas la fuerte pendiente que tiene y además continuada un buen rato. A esto unido el fuerte ritmo con el que lo fuimos haciendo, hacía que al coronar casi arriba en Cabezalta mirásemos los pulsómetros y vieramos valores desorbitados.
El día y la ruta estaba siendo divertidísima y comenzábamos la bajada de Romanillos que conocemos y disfrutamos amenudo y aquí fue donde se nos jodió el día. 
A la altura del Prado del Pozón y en pleno descenso noto que las bielas no van, no puedo pedalear ya que se me a salido la cadena hacia afuera. Paro y miro el cambio y lo veo todo retorcido hacia afuera. Parece ser que algún palo o rama suelta se engancha y yo no me dí ni cuenta ya que estabamos en plena bajada y con la velocidad no te das ni cuenta.
Soltamos el cambio y la patilla e intentamos enderezar un poco la patilla con unas piedras, pero no conseguimos nada. Así que la solución fue cortar la cadena y poner la transmisión a piñón fijo. 
Así lo hicimos y cuesta abajo funcionaba, pero los tramos en los había que subir la cadena se tensaba y frenaba la rueda haciendo muy dificil el mover las bielas.
A duras penas llegamos a Navaleno y ya decidimos no continuar con la ruta ya que el rato que estuvimos intentando reparar la bici nos quedamos helados y las piernas estaban ya agarrotadas.
El caldo y el torrezno fue lo que no perdonamos como cada ruta de NavalenoBTT.






Comments