Crónicas‎ > ‎

Ruta 30 de Marzo. La ruta del gato montes

publicado a la‎(s)‎ 31 mar. 2014 11:31 por Jesús Palomar Lucas
Tras la tempestad llega la calma...
Menuda tranquilidad había este domingo en la plaza a diferencia del domingo pasado, donde se dieron cita más de 100 bikers a disfrutar de la I Rompepiernas de Pinares.
El cambio de hora este año nos mató a varios de nosotros. Pocas horas dormidas y encima trasnochados... así que el cuerpo que al menos traía el que aquí escribe era de risa.
Cuando suena el despertador y no sabes realmente la hora que es, ya que algún reloj todavía no lo tienes cambiado de hora. Media vuelta en la cama que se está muy agusto, pero con el run run en la cabeza de que hay que levantarse y no faltar a la cita de cada domingo con nuestros compañeros de fatigas de NavalenoBTT.
Ya por fin te levantas, preparas la ropa y todos los bártulos, desayunas y a por la bici.
En la plaza ya estaban los fijos de todos los días, Pipe, Cabra, Goyo y yo era el último de Filipinas por acudir. Cinco minutos de espera por si acude algún que otro más rezagado y a por la ruta de hoy.
Comenzamos y como siempre a subir nada más empezar. Esta vez con la subida por la Decara dirección la Cruceja, pero desviándose hacia Vallehondo para cruzar la nacional e ir hasta el polígono donde comenzamos la primera subida larga del día hacia Otero Mayor.
La conversación del día era las impresiones y sensaciones de cada uno tras la Rompepiernas celebrada el fin de semana anterior, el ambiente de MTB que se vivió en todo el pueblo y con ganas de que el próximo año volvamos a disfrutarla tanto o más que este.
Goyo que hizo un gran papel siguiendo la estela de Rubén Herrero de Mundobici. Cabrerizo que estaba super contento por el tiempo en que la hizo, Pipe que junto con su hermano Max la disfrutaron de lo lindo y yo que en este caso me tocó currar en la organización y preparativos de todo.

Tras el reagrupamiento ya en el alto comenzamos la bajada hacia Vadillo. Ritmo relajado y disfrutando de la buena mañana que teníamos. Un par de corzos se nos cruzan antes de llegar a la carretera, donde giramos dirección Talveila para coger el camino por el barranco del Pradejón. Tramo muy muy bonito por donde nuestros compañeros seteros Pipe y Cabra nos iban diciendo que era terreno muy bueno para el Marzuelo. Por el Vallejo de la Fuente entramos en un tramo de senda preciosa y poco marcada. Fuertes aunque cortos repechos nos esperan en un continuo tramo de toboganes divertidísimos.
Tras estos bonitos tramos salimos a las piscinas de Talveila, donde por la carretera del ojuelo vamos hacia el norte para desviarnos por el barranco de la Covatilla por donde nos encontramos una zona llena de tasugueras que nuestro compañero Domingo un día ya hace unos cuantos años nos enseñó. Seguidamente sorteamos un gran pino que se cruza en el camino por donde el barranco toma su mayor belleza con el arroyo al fondo.
Seguidamente y tras desviarnos del barranco, entramos en un tramo de repechos por la zona de las vueltas. Tramo este también muy muy bonito por el que hacía más de un año que no pasábamos y que a mi personalmente me encanta.
Salimos a la N-234 y decidimos hacer la parada de rigor para comer algo y ya encarar ya la parte final de la ruta de hoy.
Bajamos por la Matilla Rubia hacia el Raso de la Tablada. Nos sorprende el estado del terreno tras el agua y la abundante nieve caída durante la semana, ya que no nos encontramos casi barro.

Cogemos pista-autopista que yo llamo y nos presentamos en la Estación de Pinar Grande, continuamos por el Ortigal y seguimos por la pista del Presón, donde justo antes de llegar al cruce del camino de Parcaminos pudimos disfrutar de la presencia de uno de los habitantes de nuestros montes más sigilosos y difíciles de ver. Un magnífico ejemplar de gato montes cruza la pista a unos 20metros de nosotros. Tal es la sorpresa que al principio creímos que era un zorro, pero no, viendo bien como era ya nos dimos cuenta de que era un gato montes. Cabrerizo se salio del camino para poder seguirlo y poder verlo mejor, pero rápidamente lo perdimos de vista.
Que grato es ver estas especies...
Hacemos Parcaminos y tras la carretera de Canicosa nos desviamos por la pista de la Estación dirección la Cruz de Piedra. No se el que nos pasó pero se nos encendió la mecha y sin más nos pusimos a tirar como locos, haciendo que nuestras 29er volaran con el viento en contra. Yo llegué a la Cruz de Piedra con 189 ppm marcándome mi pulsómetro. Le decía yo al Cabra, "tengo el corazón en la boca" y el me decía, "pues yo ya en la mano"... Menudo apretón que nos dimos.
Seguimos hacia el Chorrón y subimos por la senda de San Roque ya para encarar el pueblo y al Maño, donde nos apretamos porrón, caña y torreznos.
Comments