Crónicas‎ > ‎

Ruta 3 de Junio. Senderos por Canicosa

publicado a la‎(s)‎ 4 jun. 2012 10:16 por Jesús Palomar Lucas
Nueve de la mañana y tras una noche tormentosa en la que calló agua de lo lindo, parecía que el tiempo nos iba a dejar disfrutar de una ruta con un tiempo ideal para la práctica del MTB. Siete eramos los que acudíamos a nuestra cita de cada domingo, con la incorporación de Oscar que desde Hontoria se estrenaba con el grupo y que seguro que repetirá.
Comienzo de recorrido muy tranquilo, en el que íbamos disfrutando del frescor que el monte nos daba tras el calor sofocante que habíamos sufrido durante la semana. Rodando rodando y casi sin darnos cuenta, estábamos ya por la Fuente del roble, donde nos disponíamos a hacer el primero de los cruces que hicimos durante el día a la carretera de Canicosa. Continuando la ruta y ya bien rodados, el ritmo se va animando, pero sin que en ningún momento sea fuerte, y por la zona de Parcaminos se dan los primeros descolgamientos del grupo que en breve nos reagrupamos en la pista del Presón hacia el paso del Mario, donde nos esperaba el primero de los repechos fuertes del día. Cruzamos por segunda vez la carretera y caemos al camino del Vadillo, donde en la bajada por pista tenemos algún pequeño susto dado lo que se embalan nuestras máquinas y lo difícil de su control por pistas. Nos adentramos en el valle, pero pronto comenzamos con la subida fuerte del día, la cual sin ser de grandes pendientes es muy continua y con pocos descansillos, pero a la vez muy bonita por el entorno de pino y roble joven. Vamos a salir a la escombrera de Canicosa y de salimos a la carretera hasta llegar a Rinieblas y coger un precioso camino que en breve se convirtió en un técnica senda que tras varias subidas y bajadas de tremenda belleza por robledales con pino albar no llevó a una zona en la que decidimos hacer la parada de avituallamiento, en la que por razones que todavía desconocemos, mi cubierta trasera tubeless estalló como si fuera un disparo. Todo esto estando la bici tirada en el suelo. Bueno, tras el cambio a cámara y el consiguiente pringue por el líquido, reanudamos la ruta sin dejar la senda que pronto se convirtió en trialeras en bajada que nos llevó hasta Canicosa. Ahora tocaba la vuelta hacia Navaleno, pero esta la hicimos por carretera metiéndonos todo el puerto del cargadero hasta Brabojo. Aquí y ya con ganas de entrar de nuevo en monte nos tiramos por la sucia, pero a la vez divertida bajada por la culata de Brabojo que nos llevó hasta el camino de las Lanchuelas y el paso Juan, donde decidimos ciclar un tramo que nunca andamos e ir a salir por la fuente de la Ramona, de nuevo a la carretera, donde aquí y de nuevo por la senda de la Mata y el Majadil ya caímos al pueblo donde como cada domingo teníamos nuestra recompensa tras la ruta en el Maño.






Comments