Crónicas‎ > ‎

Ruta 4 de Mayo. “DE CUERDAS Y TRUCHAS EN LA FUENTONA”

publicado a la‎(s)‎ 8 may. 2014 11:20 por joseantonio.lucas@navalenobtt.com

Así hemos llamado esta preciosa ruta a la Fuentona. Vertiginosa ruta, que hicimos a una media de 17,7, Km/h.,  para un total de 52,4 Km. Y 1.090 metros de ascensión positiva. 

A las 9:30 aparecimos en la plaza, Goyo, Alberto Cabrerizo y el que suscribe, José Antonio Lucas, en una bonita y soleada mañana de este domingo puente de mayo, con gran afluencia de gente en nuestra comarca. Esperamos los 10 minutos de rigor e iniciamos la ruta, con un primer calentón subiendo hacia Cabeza la Fuente, para coger la senda que nos lleva a la carretera general y cruzarla para subir por Vallehondo. Allí tomamos el camino nuevo que sube hacia la calle-cortafuegos de Navaleno con “Pinar Grande”, que por cierto estaba en pésimo estado, por la humedad acumulada de las tormentas de días atrás. Una vez en la calle, bajamos hacia el Paso de los Peces, cogiendo a continuación el Paso de Sotofrío, muy cerca del Raso de la Tablada, para subir en dirección a la N-234 y cruzarla cerca de Mojón Pardo. Pasados los Altos de Ruindecabrón y de las Cumbreras, iniciamos la bajada hacia Muriel Viejo por el antiguo camino de Navaleno a Muriel. Desde allí, y cruzando el casco urbano, iniciamos una preciosa subida por la pista que sube hacia la Peñota. Esta subida, hasta el Pico del Portillazo es dura, pero a la vez preciosa, pudiendo ver allí todo tipo de árboles, robles rebollos inmensos, quejigos, alguna encina, las tres especies de pinos, albar, negral y pudio, y sabinas ya entrando en la Sierra de suelo calizo. Coronada ya la parte alta de Peñota, iniciamos una bonita y rápida bajada hacia la Fuentona por el paraje de la Carretada.


En la Fuentona sacamos unas bonitas fotos, sorprendiéndonos la total transparencia del Ojo de la Fuentona, donde pudimos ver y fotografiar un numeroso grupo de trucha común de gran tamaño, de ahí parte del título de la ruta. Desde allí, bajamos por la senda que transcurre por toda la margen izquierda del río Avion hasta Muriel de la Fuente, donde había muchos visitantes, coches y autocaravanas aprovechando el puente. Allí, tras cruzar el pueblo entramos en el monte de Muriel, llamado “El Pinar del Secretario”, porque es un monte pequeñito que casi no da ingresos al pueblo para pagar al secretario, según dicen las malas lenguas. El Cabra nos volvió a deleitar con una de sus frases “hoy va de cuerdas”, al pasar por varias porteras metálicas atadas con cuerdas. De ahí la segunda parte del título de la ruta.

Desde allí cogimos el camino que, por la Taina de la Tejera y San Apudio nos lleva hasta Cubilla, cruzamos el casco urbano y por la pista próxima al arroyo del Colgado nos dirigimos hacia Talveila, cogiendo un tramo de carretera para cruzar el Barranco del Hocino.

Después de cruzar el casco urbano cogimos el antiguo camino de carros que sube hacia el Alto del Campillo en dirección hacia Navaleno, aunque nos desviamos a la izquierda para volver a bajar por Valhondillo a la carretera de Vadillo. Antes de llegar al pueblo, nos desviamos a la izquierda para subir por el camino de la Fuente de Romanillos hacia el Alto de Otero Mayor, larga subida que hicimos a buen ritmo, hasta coronar y bajar por el camino que nos lleva hacia el Raso de Manarenas y bajar por la senda que tanto nos gusta hacia Cabeza La Fuente y terminar como otros días en el Maño. A las 13:00 estábamos allí y esta vez no nos quedamos sin torrenillos, aunque en 10 minutos el bar se llenó de gente. Aprovechamos el día de calor para regarlos con un porrón de cerveza con limón que nos supo a gloria.

Comments