Crónicas‎ > ‎

Ruta 4 Diciembre. Por los montes de Vadillo, Casarejos y San Leonardo

publicado a la‎(s)‎ 5 dic. 2011 13:55 por Jesús Palomar Lucas
Eran las 10 de la mañana cuando en la plaza íbamos llegando todos para salir de ruta. Eramos diez abrigadísimos bikers los que tomamos la salida desde Navaleno, a los que hubo que sumar la presencia de Javi de Vadillo que se le habían pegado las sábanas y nos fue a buscar desde su pueblo. Tal fue la sorpresa que nos llevamos cuando tras coronar un repecho por el Raso Vargas, nos encontramos de frente con Javi.
La ruta iba llendo tranquila y sin problemas después de coronar la base de Otero Mayor, que fue la primera subida larga del día. Nos reagrupamos y continuamos dirección Vadillo, y aquí nos sucedió la segunda anécdota del día, cuando tras el largo descenso hasta Vadillo, nos damos cuenta que José Antonio no estaba en el grupo, y tras esperar su llegada, decidimos deshacer el camino para buscarle por si le hubiera pasado algo. Jesús y Palo suben de nuevo casi hasta la cima en su búsqueda intentando llamarle por teléfono, pero sin resultado por falta de cobertura ( y los walkies en casa muertos de risa). El tema fue, que cuando nos disponíamos a bajar de nuevo en busca del grupo, llegaba Domingo diciendonos que Jose ya estaba en el grupo diciendonos que había tomado un cruce equivocado y justo había sido irnos en su búsqueda y llegar él. Bueno, un calentón más para las piernas...
 
Por la zona de los Castillejos, hacemos la parada de rigor para el avituallamiento. Nos ponemos en marcha para hacer la segunda subida larga del día hacia el alto del Palomar, no sin antes sufrir un pinchazo Goyo. En un grupo de once, es raro que a nadie le pase nada. Tras coronar el ato del Palomar, teníamos dudas de donde saldría el camino que íbamos a tomar, y aunque Domingo nos decía que el camino moría en una caseta del agua. Yo creía que tenía que tener salida hasta el barranco de Valdevalero, y así con todo nos tiramos por un largo y vertiginoso descenso hasta llegar a dicha caseta del agua, y ahí fue donde nos tocó buscar una salida que pronto encontramos por una senda poco marcada y sucia de ramas por la cual llegamos a Valdevalero. Dicha senda, hizo que David se estrenara en el ranking de caídas en el grupo, con un leve caída sin consecuencias.
Tras llegar a San Leonardo, tomamos la pista en la fuente Doña Mari, donde hicimos la tercera y última subida larga del día, donde tras coronar nos adentramos por un pequeño camino-senda que nos llevaría a la senda de la vía para llegar a la Cruz de Piedra, donde sin dejar la senda fuimos hacia Navalcubillo, y ya en casa llegamos hasta el Maño a por nuestro reponedor caldito con sus barritas.
 
 
 
 
                       Foto de los once del grupo
 
 
 
 
               Domingo en plena reparación del pinchazo
Comments