Crónicas‎ > ‎

Ruta 5 de Enero. Primera subida a Cabezalta de 2013

publicado a la‎(s)‎ 5 ene. 2013 11:06 por Jesús Palomar Lucas
Mañana gélida de lo lindo, pero que presagiaba que iba a quedarse en un muy buen día.
Primera ruta del 2013 y ocho NavalenoBTT nos desperezamos la mañana del sábado para irnos al monte con nuestras burras.
Hoy para ser la primera del año había que hacer algo un poco diferente a lo que estamos haciendo últimamente, y además que ya hacía tiempo que no subíamos a Cabezalta, pues que mejor día que hoy.
Comenzamos el recorrido rodando sobre charcos helados una fuerte capa de escarcha que cubre hierva y caminos, y que hace que las roderas de los caminos estén como piedras. LLegamos a la Tenada de Matarruya y ya empezamos a decir que nos sobra ropa. Coronamos por encima de la tenada y yo ya me hubiera quitado algo de ropa, pero pensé (vamos a aguantar un poco...) Bajamos hacia el raso Juan y seguimos sin manchar todavía nada la bici de barro. Estaba todo helado de lo lindo.
Ya por el camino de las lanchuelas vamos hasta el Presón donde hacemos el cruce hacia el camino de Castroverde, donde ya enfilamos las primeras rampas de la Iruela, que con sus 3 kilómetros de subida y rampas en sus curvas de herradura del 15% nos hacen llegar a la carretera de Duruelo, para seguidamente continuar por camino hasta la torreta y su mirador en Cabezalta. Fuimos llegando en grupos según las fuerzas de cada uno y lo se quisiera castigar cada uno sabiendo que todavía quedaba media ruta por delante.
En la subida por la Iruela todos fuimos parando a quitarnos ropa casi desde el comienzo de la ascensión, ya que el calor, unido a las duras rampas hacían agoviante el pedaleo.
Las vistas que nos ofrecía hoy el día desde el mirador de Cabezalta eran la ostia, ya que había cero calima y dejaba llegar nuestra vista hasta sitios muy muy lejos.
Tras el avituallamiento y las fotos de rigor, a más de uno nos daba pereza continuar con la ruta, ya que con el calorcito que hacía se estaba de lujo allí.
Continuamos la ruta siguiendo el sendero G-R que nos llevaría tras estrechos pasos, alguna que otra dura trialera, y un precioso rampón en una pradera que pocos pudieron sortear montados. Tuvimos que echarnos la bici al hombro también en una ocasión para buscar el sendero y atronchar entre los brezos. Como decía Cabra, parecíamos jabalís.
Al final y después de esta preciosa bajada al estilo jabalí nos presentamos en Collado Antiguo, desde donde seguimos por otra bajada que siendo distinta no dejaba de ser tan bonita como la otra, ya que con sus largas pendientes negativas hacían que nuestras bicis corrieran de lo lindo. Carlos y yo casi nos comemos el suelo en una ocasíon, pero al final salimos ilesos y echándonos unas risas además por la situación. Tras la bajada por Raso Redondo llegamos al mismo refugio de Castroverde y seguimos la pista para hacer nuestra primera Jarota del año, la cual este año sigue estando tan empinada como el pasado.
Aquí decidimos tras la propuesta de Jose Antonio, desviarnos de la ruta e ir hasta el Amogable para ver como iban las pinturas que se están haciendo en unos pinos de unos leñadores. Por cierto muy curradas y artísticas, que recomendamos que todos vayáis a ver.
Tras la foto de rigor, decidimos viendo la hora que era ya, el volver hasta Navaleno por la carretera, y así nos disponemos. Salimos hacia la carretera y en el paso por la pasarela de madera por la portera, aquí el que escribe se le escurre la rueda delantera de la bici en el hielo que todavía tenía la pasarela, dándose un pedazo de ostión que hace que hasta se le moviera el manillar. Parece que no a sido nada, pero el golpe está ahí y duele...
Continuamos por la carretera, y llegando a la ciento nueve el Cabra pregunta, ¿y por aquí vamos ya hasta casa? le decimos que si, y como no y según solía hacer, toma la primera posición acelerando el ritmo para preparar un ataque el los Barrancos.
Bajada sin incidentes hasta el pueblo, y caldo y torreznos con nuestro amigo Chipi en el Hachero.







Comments