Crónicas‎ > ‎

Ruta 7 de Abril "la de los toboganes"

publicado a la‎(s)‎ 5 abr. 2012 11:48 por Jesús Palomar Lucas
Como pasa siempre, después de la tempestad, llega la calma, y una vez pasada ya nuestra quedada, volvemos a la normalidad de nuestras rutas. Y no va a ser menos el echarnos al monte en esta semana santa. 
Hoy, después de haber estado toda la semana lloviendo, esta mañana hubo la tregua justa para hacer la primera de nuestras salidas de semana santa.
Con muchas bajas en el día de hoy, pero con las mismas ganas de otros días nos presentamos cinco NavalenoBTT en la plaza, más otro (Pedro), que por habérsele pegado las sábanas, nos llamó diciendo que se unía con nosotros en la Flecha, punto al que iría desde San Leonardo. 

Comenzamos la ruta por las sendas de Navalcubillo hacia la Cruz de piedra, y los comentarios eran todos sobre la quedada, el trabajo realizado, y los recuerdos y anécdotas que todos tuvimos ese día. Pero parecía que hoy había ganas de batalla, y Goyo pronto se puso a tensar el grupo, y Carlos a su rueda (por algo son los más fuertes). El ritmo era fuerte, pero sólo fue hasta la zona de Cabeza la Zarza, donde nos topamos con el tramo de trialera que en la quedada habíamos hecho de subida. Ahí hubo un repechón que nos tocó hacer a empujabike, pero en cuanto pudimos de nuevo a clavar el riñón y para arriba. Lo que gozamos el otro día haciendo esto de bajada y lo duro que fue hoy cuesta arriba, y eso que el terreno estaba mucho más asentado y no tan suelto y seco como el Domingo. Continuamos la ruta y entramos en una zona de cortafuegos que no abandonamos hasta pasados unos cuantos kilómetros. Llegamos a la Flecha y Pedro no llegaba. Le llamamos y había tenido un pinchazo y estaba en camino. Nos estábamos quedando fríos, así que andamos un poco a ver donde nos llevaba un camino que se intuía en la flecha, pero tras un par de kilómetros nos dimos la vuelta, ya que Pedro tenía que estar al llegar. Así fue, y sin dejarle ni descansar, de nuevo repechón y cortafuegos al canto. Pedazo de toboganes por los que pasamos. Tremendas bajadas en las que nuestras máquinas superaban los 60km/h y con la propia inercia, prácticamente se hacía la parte de subida. Cortos tramos de llano y de nuevo más toboganes. Algunos imponían por la pendiente de bajada y de subida. 


Llegamos a Cerro Guijano y casi ya estaban terminados los toboganes y las duras subidas. Nos desviamos hacia la Cruz del muerto y ya era un vertiginoso descenso hasta este punto. Peligrosa curva que tomo en cabeza. A mi se me va la rueda trasera, y no se ni como consigo controlar la bici, pero paso. Tras de mi venían Cabra y Carlos, pero a Cabra se le va la bici, perdiendo el control y empotrándose contra unos pinos. Todos asustados rápidamente vamos a auxiliarle. Parece que se ha hecho daño. Tras unos movimientos para ver si tenía algo grave, parece que sólo a sido un fuerte golpe, que aunque dolorido, permitió que Cabra continuara la ruta. Hacemos la parada para cargar pilas y comernos una barrita en Marta Boñigal. Cabra parece que sigue con dolores, pero continúa. Cuando llegamos cerca de San Leonardo decidimos tirar hacia Navaleno, ya que Cabra va tocado, así que subimos por la senda de la vía y Navalcubillo para llegar a casa casi con los mismos kilómetros que los previstos en un principio. Tras el caldito y los torreznos en el Maño, todo se ve ya de otra forma y nuestro copañero parece que se va recuperando, y seguro que el sábado estará de nuevo en ruta.

Comments