Crónicas‎ > ‎

Ruta 8 de Enero. Primera salida montuna del año

publicado a la‎(s)‎ 8 ene. 2012 10:21 por Jesús Palomar Lucas
Mañana fría, muy fría la de hoy. -4º marcaban los termómetros a las 10 cuando hemos salido esta mañana.
Recorrido auténticamente rompepiernas el que teníamos hoy, pero la verdad esto es lo que hay aquí, ya que no tenemos ni largas subidas y largas bajadas, sino continuos sube-baja y con poco llano.
Hoy dimos una auténtica vuelta al pueblo, y sin alejarnos más de un radio de 7 kilómetros aproximadamente. A mi personalmente me gustó mucho y el ritmo también fue majete, sin ser excesivamente rápido. Ahora no es tiempo de ir rápido. Ya habrá tiempo en un par de meses.
Primera subida de la mañana a Matarruya. Con esta ya se nos fue pasando el frío y calentando las piernas. Llegados al alto de los Barrancos, iniciamos otra, que aunque corta subida, también tiene lo suyo hasta llegar a la Cruceja, para pegarnos el disfrutón con una rapidísima bajada hasta la vía, en la que los cuentakilómetros marcaron más de 50km/h. Nos dirigimos hacia el Prado Caballeros, y luego por el paso de los peces, donde normalmente nos encontramos un tramo con mucho barro, pero hoy estaba duro con las piedras. Y de nuevo a subir, esta vez hasta Mojón Pardo. Una subida continua hasta la portera que coje el camino que nos llevaría hasta la torreta de vigilancia. Cruzamos la carretera nacional, y en Mojón Blanco comenzamos por el cortafuegos que nos llevaría hasta la base de Otero Mayor. En este tramo, totalmente de fuerza, ya que los sube-baja eran continuados y sin descanso, ya que las subidas duras y las bajadas muy rápidas, en las cuales hay que estar muy atento para no aterrizar. Y llegados a Otero Mayor hicimos la parada de avituallamiento. Aqui Troya descubrió un pequeño pinchazo en su rueda trasera, el cual fue arrastrando toda la ruta, ya que era muy pequeño y sólo con una pequeña inflada cada ciertos kilómetros le iba aguantando. Continuamos hacia el raso Manarenas, donde aquí hicimos el descenso largo y rápido del día. Una gozada por el GR 86 que viene de Casarejos. Los que íbamos los últimos, pudimos ver como los primeros que iban en cabeza, volaban literalmente por las pendientes negativas. Desde ese punto de vista acojona más que cuando uno está en plena faena, ya que no se da cuenta realmente a la velocidad que vas...
Y aquí, a la altura de Navacastellanos, comenzamos la última de las subidas del día. Esta tenía de todo, tramos muy sueltos con duras pendientes y otros más suaves y llevaderos, pero siempre picando hacia arriba. Aquí fue donde Jose Antonio observó que su rueda delantera se le movía, ya que se le había aflojado el cierre rápido. Menos mal que fue en subida, ya que pocos kilómetros antes estábamos en una larga y rápida bajada, y el piñazo hubiera sido morrocotudo. Una vez coronado el alto, de nuevo a bajar, y de nuevo bajada muy rápida hasta Valdelahierba y Morropelao, donde tomamos la senda PR que nos llevaría hasta el Botón. Para muchos, el tramo más bonito de toda la ruta. Y de aquí nos dirigimos por las sendas de los chalets de San Roque, para ir hasta el Chorrón, donde, esta vez le tocó a Carlos, tuvimos la avería del día. En el paso del arroyo se le partió la cadena. Mal menor, pero si vas sólo y no sabes repararlo, toca a patita hasta casa. Así que con la ayuda de los que sabíamos, él mismo fue haciéndolo y así aprendió para la siguiente vez.
Dada la hora que era ya, decidimos cambiar la ruta y hacernos el recorrido de la carrera, por las sendas de Navalcubillo, para llegar a casita y apretarnos unos calditos con sus torreznos como Dios manda en El Hachero.
 
 
 
 
 
 
 
El grupo en plena subida a Mojón Pardo
Comments