Crónicas‎ > ‎

Ruta 8 de mayo "Subida al Pico Arañas"

publicado a la‎(s)‎ 9 may. 2011 7:27 por . Munera   [ actualizado el 10 may. 2011 0:58 ]

  Todos esperábamos este día con muchas ganas ya que por fin estrenábamos nuestra equipación y como unos niños con zapatos nuevos nos juntamos en la plaza de Navaleno, esta vez a las 9:30 de la mañana por el cambio de horario de verano, y por fin parecíamos un grupo de verdad, globeros pero bien vestidos.

  La ruta del día prometía, casi 50 km y mas de 1000 metros de ascensión, con su punto álgido en el Pico Arañas del término Municipal de Canicosa de la Sierra, con sus casi 1500 metros de altitud y unas vistas impresionantes.
 De una manera casi premonitoria de lo que nos sucedería en ruta, el inicio de la misma se retraso unos minutos por los pinchazos de Pedro, Miguel y el arreglo del pedal de Humberto,  y a eso de las 9:50 iniciamos la marcha los 10 valientes de la jornada, perfectamente equipados y como unos pinceles, pedaleando los 4 primeros kilómetros por la carretera de Canicosa hasta el cruce de los Parcaminos, y una vez cogido este ya pudimos comprobar que las lluvias de los días anteriores habían vuelto a dejar el terreno bien empapado y los charcos y el barro nos iban a acompañar durante parte de la ruta. En el Presón tomamos el camino de Valdelacasa y después del repechon inicial nos presentamos casi sin darnos cuenta en la Fuente de la Canaleja, donde nos avituallamos de agua y cogimos un respiro antes de iniciar los siguientes kilómetros que serían todos en ascenso.
 Tras pasar por el refugio de Castroverde enfilamos la pista de la Negraela, que con sus 4 kilómetros de subida nos llevaría a Collado Antiguo. A mitad de la subida mas problemas mecánicos, esta vez fue Palo el que tuvo que arreglar 2 pinchazos, con unas mechas en su rueda trasera, y para no retrasarnos mucho decidimos que la gente fuera subiendo a su ritmo para juntarnos en la cima. Una vez en Collado Antiguo se nos pone por delante el Pico Marica, en el cortafuegos entre Pinar Grande y Regumiel, en el que los primeros 250 no queda mas remedio que hacerlos a pie por la fuerte pendiente en la que después del empuja bike los gemelos se te ponen como piedras y una vez en Marica, la sorpresa es que solo están esperándonos el Pipe y el Cabra y el resto del grupo a seguido por delante ante nuestra sorpresa, ya que ninguno conocía el arrastadero que había que coger un poco mas adelante y que evidentemente se pasaron. Dicho arrastradero de saca de madera estaba impracticable debido a una corta que habían hecho recientemente, lo que nos obligo ha hacerlo prácticamente entero a pie hasta enlazar con la pista de Arañas, en la que las roderas de los que iban por delante nos aseguraban para nuestra tranquilidad, que ya habían pasado por ahí y no estaban perdidos, con lo cual terminamos de subir los últimos kilómetros de Arañas que con sus 1492 metros de altitud eran la cima del día.
 Entre el cachondeo de la perdida del grupo, las fotos de rigor con el nuevo traje, y el comentario de Miguel de San Leonardo (el cual no voy a poner literalmente para que no corra peligro su integridad física en su pueblo natal) dejamos atrás las maravillosas vistas del Pico y sus robles centenarios para tirarnos a disfrutar de los mas de 4 kilómetros de bajada hasta la Carretera de Canicosa, para a continuación a la altura de las tenadas del Cargadero, dejar la misma y adentrarnos en una pista que solo el Palo conocía y que  después de una rápida bajada, nos dejaría en el Camino del Vadillo que tanto nos gusta, aunque este día nos depararía un mala jugada. Al pasar por la Roca no podíamos dejar de hacernos la típica foto del grupo en la misma con la nueva equipación y una vez en marcha de nuevo, rodábamos en grupo por buena pista, aunque con algunos baches llenos de agua de la tormenta del día anterior, a unos 20-24 km/h, cuando el Palo al esquivar uno de ellos se cruzo, y por mala suerte el Coke que iba a pasarlo por medio se choco con el, dando con sus huesos por los suelos, con un fuerte golpe en los brazos y el costado, y después de unos minutos de parada seguimos la marcha hasta la Carretera de Canicosa, y metro a metro Coke se iba dando cuenta que el golpe del brazo era algo serio, por lo que decidió llamar a su hermano para que lo recogiera, ante la imposibilidad de continuar la ruta.
Ante esta situación decidimos dar por terminada la salida y dirigirnos por la carretera hasta Navaleno, haciendo un total de 46 kilómetros a 16,2 km/h de media y 941 metros de desnivel acumulado, con la nota positiva de la equipación estrenada y la muy negativa de la caída del Coke que horas después nos confirmaba que tenía fisura del radio y de costilla.



              Canicosa vista desde el Pico Arañas


             La torre de vigilancia de incendios de Arañas


           La típica foto del grupo en la roca del Vadillo

           Terminando de subir el Camino del Vadillo


            El Coke todo pundonor despues de la caida.
Comments