Crónicas‎ > ‎

Ruta 8 de Septiembre. De nuevo hasta La Flecha

publicado a la‎(s)‎ 11 sept. 2012 2:48 por Jesús Palomar Lucas
Parecía que la ruta de hoy era más asequible que las de estos últimos días. Total, 36 km y 750 metros de ascensión, es algo bastante llevadero en comparación con lo que estábamos haciendo desde mediados de Agosto. Pero al final del recorrido, más de uno decía que no creía que iba a ser tan dura viendo las altimetrías y los kilómetros, ya que las piernas llegaron bien tocaditas.
Hoy nos juntamos seis en la plaza para esta ruta que en su mayor parte discurrió por el término de San Leonardo, y tras la espera justa por ver si venía algún rezagado de última hora, nos pusimos en marcha camino de Navalcubillo. Tocaba senderear y mucha atención a la Bajada por San Roque, ya que el terreno está muy suelto. Llegamos a la Cruz de Piedra y cruzamos la nacional para coger el camino de Navacastellanos, donde a la llegada a la fuente tomamos una preciosa senda que nos llevaría a la Fuente del Pino. Bonita esta fuente, ya que un caño sale del tronco de un pino ofreciendonos un buen chorro de agua. Dejamos la senda y tomamos un camino en fuerte rampa que ya nos hace romper a sudar e ir quitándonos ropa, porque la cosa no quedaba ahí y la subida se alargaba hasta llegar a un nuevo tramo que íbamos a ciclar. Una bonita bajada por un sendero en cortafuegos en la que nos dimos buen disfrutón y en la que se podía coger gran velocidad. 
Ya en el camino de San Roque, nos adentramos de nuevo en esa bonita senda que tanto nos gusta, pero que en esta ocasión afrontábamos en sentido de bajada. La verdad es que cambia totalmente la perspectiva de esta, ya que uno se embala con mucha facilidad, pero hay que ir con cuidado porque si te vas un poco caes directamente al barranco.

Una vez sorteado este obstáculo, cruzamos San Leonardo y nos preparamos para una de las subidas fuertes del día hacia Majaliana. Vicente y Pedro nos avisaron que el terreno estaba muy suelto, y así fué. Esto hizo mucho más dura la subida, ya la tracción era muy mala y casi había que echar pie a suelo. Pero como el cuerpo ya estába calentito, no había más que darle duro y para arriba.
Una vez coronada Majaliana, nos tiramos por esa senda que nos lleva hasta justo en frente de la Reserva. Aquí más de uno tubo un susto por lo seco del terreno y lo cerca que pasamos de los pinos...
Continuamos la ruta por un bonito valle el cual como todo nuestro bosque está pidiendo agua a gritos. Aún así se notaba un frescor en esta zona que era muy agradable. 
Al final de este valle nos esperaba las rampas más duras de la ruta de hoy, con hasta un 17% que aunque corta pero que casi todos hicimos sin echar pie a tierra. Y una vez coronado el alto hicimos la parada de avituallamiento a pie del refugio en ruinas que custodia la zona.
A todo esto Vicente nos estaba haciendo hoy una demostración de caídas en parado de lo mejorcito. Un triplete completó a fin de ruta, pero seguro que tras el consejo de como soltar la cala antes de apoyar el pie a tierra, esto pasará a la historia.
Tras cargar pilas y llenar el estómago, nos pusimos en marcha con una corta pero complicada bajada que como muchos tramos por los que pasamos hoy estan todos sueltos por la sequía que nos azota. Y como todo lo bueno acaba pronto, de nuevo a subir rampones y más sube baja hasta llegar al Raso de la Trabesera donde nos hicimos una fotito de grupo.
El día anterior, hubo un pequeño incendio en esta zona el cual dada la eficiencia y los medios que se disponen en esta comarca de pinares, se pudo apagar muy rápido y sin que se quemaran muchos metros. Nosotros como decía antes estábamos al lado y tras arrancar de nuevo, pronto nos dio el olor a quemado. Pedro nos indicó donde fue y pudimos ver la zona quemada, que aunque fue poca, menos mal que no entró en una repoblación que había al lado, ya que hubiera sido mucho peor.

Continuamos con la ruta y tras unos pocos kilómetros de relajación, comenzamos la última subida y la más dura del día. Esa que a Pipe tanto le gusta, pero en negativo, y la verdad es que tiene lo suyo, ya que al terreno muy suelto hay que sumarle la dureza de sus rampas en sus últimos 500 metros. Una subida que casi tiene unos dos kilómetros y que poco a poco te va minando hasta llegar arriba ya con lo justito para no caer.
Arriba y una vez recuperados continuamos con la ruta para ya afrontar el último tramo con una guapísima bajada por la Junta de los tres valles hasta el Paso de la Solana, donde nos desviamos hasta Majalasvacas y de nuevo bajada a la Estación de Navaleno. Para rematar la ruta de hoy, unos kilómetros de bonita senda ya cerca del pueblo y al porrón y el torrezno.

Comments