Crónicas‎ > ‎

Ruta 9 de Febrero. ¡Qué no nos alcance el sufrimiento!!!

publicado a la‎(s)‎ 10 feb. 2014 17:11 por Jesús Palomar Lucas
¡Qué no nos alcance el sufrimiento!
Con esta frase de nuestro amigo Cabrerizo, resumimos el sentido de la ruta de este domingo.
Las previsiones según iba pasando la semana iba mejorando para este domingo, pero el sábado cambió totalmente amenazando nieve a partir de las 11 de la mañana. La nieve no nos da miedo, es mucho peor la lluvia, y si encima a las 10 que es la hora en la que salimos no hace ni una cosa ni otra, ya no hay escusa para salir otro día más al monte.
Mañana fría fría la que nos recibe a la hora de siempre en la plaza. Carlos y Jose ya venían calientes a nuestro encuentro, ya que habían quedado un rato antes para dar una vuelta. Poco a poco vamos llegando el resto... Goyo, Pablo, Pipe, Carlos Alberto, Cabrerizo y el que escribe. Un buen número para el frío día invernal que teníamos. Así es un placer acudir a las rutas de cada domingo.
El recorrido de hoy era corto y con no demasiada dureza en su altimetría. También buscando zonas poco embarradas y no con demasiada agua. Y así fue, recorrido perfecto y aunque parezca increíble con poco barro y eso que el correr del agua en el monte es el sonido principal que se escucha.
La ruta comienza como muchas otras con esa bonita bajada por la senda que va por detrás de San Roque hasta el Chorrón, donde cruzamos el arroyo que baja de Navalcubillo cargadito hasta arriba.
El tramo que nos lleva hasta el arroyo de la Mata es un charco continuo, en el que hay que ir sorteando las balsas de agua que hay, e incluso en el punto donde solemos cruzar el arroyo hacia la Cruz de piedra, este está totalmente desbordado, así que no nos queda más remedio que tomar la carretera para cruzar a la pista de Navacastellanos.

El frío apreta y se intuía pronta nevada, así que el ritmo era rápido. Parece que en nuestras mentes estaba desde el principio la idea de terminar pronto y llegar al caldo y torrezno. Una vez en Navacastellanos, a disfrutar en su senda hasta las piscinas de San Leonardo, donde tomamos la pista que sube hacia Cabañapades. El ritmo en esta subida si que es fuerte desde la primera rampa. Los más fuertes Carlos y Goyo adelante, y los demás intentando aguantarles como se puede. Pronto coronamos y reagrupamos y sin miramientos encaramos la bajada hacia la fuente Doña Mari para tomar un tramo corto de carretera hacia la Pasa larga. 
De nuevo entramos en pista y muy rodadora esta además, lo que hace que el ritmo no decrezca. La media hasta el momento estaba siendo alta y debido a que no habíamos tenido nada más que una subida larga todavía, las piernas estaban frescas.
Continuamos por Mata boñigal a ritmo fuerte camino de la principal y dura subida hacia el Alto de la Cabreriza, por la pista del lomero de Valdelamadera. Este tramo se hace de bajada en la marcha cicloturista del 23 de marzo y pudimos comprobar que con sus duras rampas que sufrimos de subida, va a ser un tramo en el que se va a correr pero mucho mucho.
Esta subida ya la conocíamos de otras veces, pero ya hacía tiempo que no la hacíamos. El primer tramo es duro de verdad, con unos 300 metros durísimos que siguen con un pequeño descanso para de nuevo entrar en un tramo de tobaganes hasta llegar a la cima donde fuimos llegando poco a poco descolgados. Arriba estaba nevando pero bien, y el pararse era peligroso por el frío, así que nada más reagruparnos continuamos por el cortafuegos que lleva a Cerro Guijano con una fuerte bajada para desviarnos por el camino del Valle Valdelamadera.

Cabrerizo, Pipe y yo íbamos los últimos y pasado el cruce vemos que el resto se lo había pasado y continuaban de frente por una fuerte subida. Tuvimos que avisarles porque como dice el Cabra "estos ven una subida y se empalman..." Grandes frases las de nuestro amigo, que unidas a las clásicas "paramos más que la escrusiba", " se me cae la moca", etc... un día escribiremos un libro...(Grande Cabrerizo) Y lo bueno es las risas que nos echamos en ruta con el...
Tras la bajada por el roto camino del valle por los torrentes de agua que discurren por él, hacemos una rápida parada para evacuar líquidos, y aquí otro de los grandes momentos del día en los que nuestro amigo Cabra marca el momento con la frase que da título a la crónica de hoy, "vamos, que no nos alcance el sufrimiento" haciéndonos ver que no se podía parar por parar ya que luego pagaríamos estas paradas ya que la climatología iba a peor y tal cual habían sido las previsiones meteorológicas no fallaron ni en media hora. La nieve estaba ya con nosotros, junto al frío y al viento, así que había que seguir con la ruta rumbo a casa...
Continuamos por la Anguijuela hacia el Puente se mató José. Este tramo lo hicimos como tiros. Rapidísima bajada por pista en la que se corre una barbaridad.
Seguimos dirección la Estación de Navaleno y en la Mata nos desviamos hacia el Majadil y la senda del Campo de fúbol y al Maño, donde nos presentamos hoy tan pronto que todavía no había sacado los torreznos, así que nos tomamos el caldo calentito y esperamos pacientemente a que los hicieran y poder disfrutarlos.




Comments